Del Olmo y el delegado territorial, con responsables de Lonypack Global. / R.P.
Del Olmo y el delegado territorial, con responsables de Lonypack Global. / R.P.
Publicidad

La consejera de Economía y Hacienda, Pilar de Olmo, mostró ayer su malestar y enfado con la actitud de los responsables de la multinacional danesa Vestas, que esta semana han anunciado el cierre de su factoría de León. “Creo que es una empresa que no tiene catadura moral y creo que las empresas tienen que tenerla”, afirmó. Sobre la situación actual, Del Olmo explicó que el expediente de regulación de empleo (ERE) sigue adelante. “Los trabajadores —añadió— están recibiendo las notificaciones y la empresa no nos ha contestado a la carta que se les envió para mantener una reunión al más alto nivel”.
En relación a la presentación del ERE, la consejera desconoce el día exacto en que se va a presentar, “pero la actitud de la propia empresa es descorazonadora, y pienso además que no tienen intención de dar una explicación de los motivos que les han llevado al cierre, y sigo sin explicarme qué motivos tienen para decidir cerrar la planta de León”. “Lo preguntamos directamente y no nos convencieron los argumentos de esta empresa. Creo que alguien responsable al más alto nivel tiene que decirnos a España, al Gobierno de España y a la Junta porqué cierran, porqué oscuros motivos que no alcanzo a comprender”, concluyó.
Por otro lado, la consejera aseguró ayer en Villacastín que “somos la comunidad con las mejores condiciones de suelo ahora mismo en España”. A este respecto señaló que el nuevo polígono industrial de la localidad segoviana también se beneficia de la bonificación del 15 por ciento vigente en todos los polígonos de titularidad autonómica, que la Consejería activó en abril de 2016 para fomentar la ocupación de suelo industrial y tecnológico en la comunidad y favorecer el anclaje de la actividad productiva. La rebaja llega al 50 por ciento en infraestructuras con características singulares como las de Cubillos del Sil y Cistierna, ambas en León; Ircio, en Burgos; Baltanás, en Palencia; y Villabrázaro, en Zamora.
Junto a la reducción de precios, los empresarios que opten por desarrollar su proyecto en Villacastín podrán acogerse al resto de estímulos que brinda el ICE, entre los que destaca la posibilidad de financiar hasta el 90 por ciento del coste a un plazo de 40 años o las recientes condiciones más flexibles y económicas relativas al derecho de superficie.
Desde la Junta recuerdan que la vigencia de este paquete de medidas ha sido ampliada hasta el 31 de diciembre de 2019, dados los resultados positivos que ha tenido su aplicación. De hecho, desde que se puso en marcha, hace algo más de dos años, se ha formalizado la venta de 551.370 metros cuadrados de terreno repartidos en 125 parcelas de polígonos de las provincias de Ávila, Burgos, León, Palencia, Segovia, Valladolid y Zamora, por un importe superior a 10,8 millones de euros. En conjunto, 63 compañías se han beneficiado de descuentos y otras ventajas a la hora de iniciar sus proyectos, que llevan asociada una inversión de 187 millones de euros y la creación de 611 puestos de trabajo. En la actualidad, el Instituto para la Competitividad Empresarial cuenta con casi cuatro millones de metros cuadrados de suelo en Castilla y León a disposición de las empresas, distribuidos en 27 localizaciones distintas.
La titular de Economía animó a las empresas a ubicarse en los polígonos de la comunidad, en el caso concreto del de Villacastín, sobre todo, a las empresas de Madrid, “donde el precio industrial no tiene nada que ver con el de aquí”. “No se pueden dar más facilidades; cuando adoptamos estas medidas vimos todo lo que había en España, y desde luego puedo decir que ofrecemos las mejores condiciones de instalación del país”.