Alumnos preparados para la salida de la carrera ‘Desfibrílate’ en las instalaciones del IES Marqués de Lozoya./c. núñez
Publicidad

No ha importado el intenso viento y frío en la zona norte de la villa, porque ayer había que correr por una buena causa. Los alumnos y profesores del IES Marqués del Lozoya han hecho del Día de la Paz uno en el que moverse para conseguir un desfibrilador semi automático DESA, y lo han conseguido. La directora del centro, Ana Alejo, explicó cómo ha sido esta original iniciativa que tiene un primer objetivo: lograr la seguridad completa de alumnos, profesores y personal del centro.

En la entrada del instituto se podía encontrar a un grupo de alumnos, en el mercadillo solidario. Más de medio centenar de pulseras con el lema “¡Desfibrílate!” se vendieron durante la semana. El punto de origen estuvo sobre el desfibrilador, y en torno a él se organizaron el resto de actividades de la jornada, como charlas-taller de primeros auxilios, o charlas sobre maltrato animal -impartidas por alumnas de tercero a alumnos de primero-, en consonancia también con el Día de la Paz. Igualmente, los jóvenes de Bachillerato recibieron otra charla sobre el Cambio Climático. “Los alumnos llevan muy implicados quince días”, comentó Alejo, que mostraba la satisfacción de haber conseguido que más de 400 personas sueran partícipes. Concretamente formaron parte de esta propuesta unos 385 alumnos más 55 profesores. Se necesitan al menos 2.000 euros, ya que han hablado con otros centros educativos y empresas, y esa es la cantidad que suma el propio aparato, su mantenimiento y los cursos de formación para su uso. La idea no es solo formar a los profesores o al personal trabajador del centro; lo que pretenden es que sean los propios alumnos, algunos, los que puedan ser capaces de usarlo. “Ojalá no haya que utilizarlo nunca, pero ya tienen edad suficiente como para recibir esa formación”.

La carrera de ayer contó con un recorrido de seis kilómetros aproximadamente, y se realizó por caminos adyacentes al centro educativo. Se incluyó en el currículo de la asignatura de Educación Física con otros objetivos además de la recaudación para el desfibrilador. La vida saludable, la convivencia y el compañerismo, un buen estilo de vida, son algunos de esos valores que la carrera llevaba implícita. Desde el centro ya anunciaron días antes que la iniciativa no pretendía solo conseguir colaboración económica, sino sensibilizar a los alumnos trabajando la cooperación, solidaridad, otorgando la importancia real que tiene la salud, la superación de retos y la autoafirmación.

El resultado no pudo ser mejor: alumnos y profesores unidos por la causa, más cerca de este ansiado desfibrilador y dejando huella en los jóvenes, el futuro más próximo.

 

LO QUE IMPORTA ES LA CAUSA

La importancia de esta carrera no está en las cifras, que superan los 400 participantes, sino en la implicación de toda la comunidad educativa por una causa y llenarla de valores como la solidaridad, el compañerismo, la vida saludable y la superación de retos.