Dos imágenes divertidas de los más pequeños en los juegos de agua, en la fiesta de clausura. / L.M.
Una imagen divertida de los más pequeños en los juegos de agua, en la fiesta de clausura. / L.M.
Publicidad

El campus urbano de Cantimpalos ha concluido con una gran fiesta en el campo de fútbol. Los organizadores del campus, Irina, Javier y Jorge, celebraron un encuentro festivo de clausura, en el que hubo atracciones fresquitas, con unos divertidos juegos de agua para padres y niños, una esponja que vuela, la patata caliente, etc. Participaron más de 70 personas entre niños y adultos. Seguidamente también se reunieron en un almuerzo, a base de tortillas de patata, tortitos de pan con chorizo, canapés, chuches…
Según explicaron los responsables, con esta iniciativa se trata de facilitar la conciliación de la vida familiar y laboral y personal de los padres durante la época estival y también de desarrollar actividades de ocio alternativo saludable para los participantes.
El campus urbano de la temporada se ha convertido para los niños en un verano inolvidable, gracias al equipo organizador, que ha mezclado naturaleza, deporte, ciencia, y ha compartido experiencias, alegrías a través de los cuentos y aventuras en medio de un entorno inmejorable, muy activo sin tiempo para aburrirse.
Esta experiencia ha sido un referente veraniego en Cantimpalos, una gran iniciativa que hace que los niños disfruten aprendiendo lo que más les gusta. Se trata de una propuesta de actividades para la organización del tiempo vacacional de los niños y jóvenes de Cantimpalos, donde no les ha faltado diversión, aventura, convivencia, cultura y contacto con la naturaleza, con actividades de ocio, deportes y tiempo libre. También se han aprovechado los recursos del entorno, como son las piscinas municipales, donde los chavales aprendieron a nadar, realizando juegos acuáticos y mejorando las técnicas de nado. En el pabellón polideportivo también han llevado a cabo diferentes deportes alternativos como fútbol sala, voleibol, hockey y baloncesto.
Por otro lado, se han organizado diferentes salidas en bicicleta por los pueblos de alrededor, para que los más pequeños conocieran el paisaje, recorriendo caminos, valles, un entorno lleno de contrastes paisajísticos y tramos muy divertidos.
Asimismo, han tenido varias degustaciones gastronómicas elaboradas por los propios niños y monitores, en una localidad en la que el producto estrella es el famoso chorizo de Cantimpalos.