El presidente de la Diputación visitó esta semana las obras ejecutadas. / el adelantado
El presidente de la Diputación visitó esta semana las obras ejecutadas. / el adelantado
Publicidad

La Diputación ha concluido el arreglo de la carretera 61 que une Barbolla con Navares de las Cuevas, en el tramo comprendido entre la primera localidad y el cruce con la carretera de Boceguillas. El Área de Acción Territorial ha invertido en las obras 101.516,57 euros, de los que se ha encargado la empresa Asfaltos Vicálvaro.

El presidente de la institución provincial, Francisco Vázquez, ha querido conocer el resultado de los trabajos y se ha desplazado hasta el nordeste de la provincia. La obras, incluidas en el Plan Provincial de Carreteras, han comprendido desde el punto kilométrico 0,000 al 2,225 del itinerario número 61 (SG-V-2331), que tiene en total una longitud de 11 kilómetros, y comunica el cruce de la carretera autonómica de Boceguillas SG-232 con las poblaciones de Barbolla, Aldeonte, los Navares, Aldeanueva de la Serrezuela y Aldehorno, finalizando en el límite de provincia con Burgos.

El tramo que se ha mejorado fue ensanchado en el año 1999 y se pavimentó en el año 2000. No obstante, el pavimento presentaba varios tramos con pérdida de áridos, asentamientos y deformaciones con zonas agrietadas debido al tiempo transcurrido y la acción del tráfico.

La carretera está catalogada en el inventario dentro de la Red B y cuenta con una Intensidad Media Diaria de 321 turismos y un 17 por ciento de vehículos pesados.

Las actuaciones acometidas han incluido el reforzamiento del pavimento y dotarlo de regularidad, mejorando su capacidad portante, y ofreciendo al conductor una mejor comodidad y seguridad. El tramo mejorado incluye también la travesía del pueblo de Barbolla, mediante mezcla bituminosa en caliente. Así, se han fresado y repuesto previamente las zonas más deterioradas, para posteriormente extender una capa de rodadura de seis centímetros de espesor de mezcla bituminosa en todo el tramo interurbano.

Por lo que respecta a la travesía de Barbolla, la actuación se inició también con el fresado de las márgenes de la calzada, zonas en peor estado y enlace con las calles municipales, para terminar con la extensión de una capa de rodadura de cuatro centímetros de espesor de aglomerado asfáltico en caliente. Por último se realizó el recrecido de arcenes con zahorra artificial y el pintado de la señalización horizontal.

Compartir