Carmen Gómez Elices alcaldesa hasta hoy de Valverde. / El Adelantado
Publicidad

Se despejó la incógnita, solo un día antes de la constitución del Consistorio, y Ciudadanos eligió al Partido Popular como socio de Gobierno para los próximos cuatro años en Valverde del Majano. Un acuerdo, el pactado con los populares y que será ratificado en el primer pleno del nuevo mandato, por el cual los naranjas ostentarán además el bastón de mando, pese a haber sido la tercera fuerza en votos y representación en las elecciones municipales de la localidad.

Durante toda la semana, Ciudadanos, agente decisivo para facilitar un gobierno municipal del PSOE –ganador de los comicios con cuatro ediles– o del PP –con tres concejales y solo 12 votos más que Cs–, había venido manteniendo reuniones con los dos partidos «en igualdad de condiciones». Finalmente, en la tarde del viernes 14, el equipo liderado por Carmen Gómez Elices descartó la posibilidad de llegar a un acuerdo con los socialistas y anunció que las negociaciones con el Partido Popular habían fructificado.

«La formación naranja ha priorizado dotar de estabilidad al municipio sumando en un gobierno de cooperación del que ostentaremos la Alcaldía. Ciudadanos Valverde primó sumar equipo con honestidad y transparencia dando preferencia al grupo más votado en el municipio, el PSOE, y sumar dos concejales que dotarían de tranquilidad a la gestión municipal. Finalmente, tras no fructificar el acuerdo con el PSOE, con quien se han mantenido reuniones hasta última hora, el acuerdo se ha cerrado con el Partido Popular, con quien se sumará una mayoría estable para trabajar por y para Valverde del Majano», anunció Ciudadanos a través de las redes sociales.

El acuerdo supone la salida del Partido Socialista y del ya exalcalde Javier Lucía Marugán del poder municipal, tras haber perdido la mayoría absoluta de la que disfrutaron en el pasado mandato. Lucía, a través de Facebook, ha criticado el pacto de Cs y PP, acusando a los naranjas de «no haber querido nunca» pactar con ellos y de formar ahora un gobierno «basado en el odio y la codicia, las señas de identidad de los nuevos PP y Ciudadanos».