La maquinaria agrícola es la protagonista de esta muestra ya consolidada en la provincia, que cumple este año su trigésimo cuarta edición. / kamarero
La maquinaria agrícola es la protagonista de esta muestra ya consolidada en la provincia, que cumple este año su trigésimo cuarta edición. / kamarero
Publicidad

Fuentepelayo se ha convertido de nuevo este fin de semana en el escenario de presentación de las últimas novedades en el mercado del sector ganadero y agrícola, mayoritario en la tradicional Feria de ‘El Ángel’, que este año celebra su tigrésimo cuarta edición. La muestra ha sabido combinar la vanguardia en la maquinaria agrícola, con la tradición de otros sectores, como el alimenticio, cada vez con un mayor auge, que vuelve a la elaboración artesanal. De los 20.000 metros cuadrados que ocupa la feria, el sector de la agricultura y ganadería llega a los 12.000 metros.

Al entrar en el espacio ferial, el visitante se encuentra con una larga fila de tractores y demás máquinas agrícolas, que ofrecen los últimos avances en cuanto a tecnología, así como en lo que se refiere a comodidad para el profesional del campo. En este punto se encuentra Roberto Lázaro, de Talleres Lázaro, que este año ha traido a Fuentepelayo la única cosechadora del mercado que funciona con rotor, que permite obtener un grano más limpio y de mejor calidad. De grandes dimensiones, esta máquina tiene un precio en torno a los 300.000 euros. También exponen en ‘El Ángel’ el tractor Puma 175, de edición limitada, con motivo de los 175 años que en 2018 cumple la marca CASE IH. Y al lado, el tractor Optum 270, galardonado en 2017 como ‘mejor tractor del año’ y en este 2018 como ‘máquina del año’.

Sobre la situación del sector agrícola y ganadero, en Fuentepelayo se respiran aires de recuperación o de mejoría, aunque si no es un problema es otro, ya que, según explica Roberto Lázaro, “2017 ha sido un año complicado para el sector debido a la grave sequía”. Este año, el agricultor sigue mirando al cielo.

Siguiendo el recorrido, se llega al polideportivo, principalmente ocupado en la planta baja por empresas dedicadas a los sectores porcino y agrícola, junto a otros puntos de venta de ropa artesana, muebles, electrodomésticos, etc. Mucho bullicio y posibles compradores en este recinto, que además permite guarecerse de las inclemencias del tiempo, como la lluvia de este año.

Saliendo de nuevo al exterior, antes de llegar a ‘La Panera’, Germán Sancho S.L. ha traido desde Cantalejo una gran exposición de vehículos, desde 99 euros al mes. De todas las marcas y modelos, esta es una de las zonas de más frecuentada también por los miles de visitantes que en la Feria de ‘El Ángel’ se acercan a Fuentepelayo.

Germán admite que “no se viene a vender, sino a enseñar el producto”. Normalmente los posibles compradores culminan la operación pocos días después de la muestra fuentepelayense, en el propio establecimiento. Para el responsable de ‘GSancho’, el principal hándicap de la feria de Fuentepelayo es el mal tiempo, “que nos descompone”, con la lluvia como protagonista en esta edición, ya que la temperatura es agradable. “A pesar de todo, esta es una feria interesante, y nosotros por ejemplo, traemos ofertas atractivas, con rebajas de hasta 600 euros si adquieres el vehículo aquí”, afirma Germán.

Además del espacio exterior y el pabellón polideportivo, la Feria de ‘El Ángel’ cuenta con el recinto de La Panera, donde se ubican las empresas agroalimentarias, con productos de alta calidad, de casi todas las comunidades autónomas. Desde anchoas de Santoña hasta jamón de Guijuelo, pasando por bacalao, todo tipo de bollería artesanal, lácteos, empanada y pan gallegos, y cervezas artesanales, como la segoviana ‘San Frutos’, se ofrecen para catar y deleitarse con los sabores, y finalmente comprarlos. La mayoría de estos artesanos repiten en Fuentepelayo desde hace años, porque es una feria que funciona, con miles de visitantes, que no se pierden esta cita agrícola.