Los ciclistas se encuentran con ramas colocadas en el medio del camino por el que circulan. /el adelantado
Los ciclistas se encuentran con ramas colocadas en el medio del camino por el que circulan. /el adelantado
Publicidad

Ciclistas denuncian la instalación de trampas en la zona de monte y pinar comprendida entre los términos municipales de Carbonero el Mayor y Bernardos, que ponen en peligro la circulación también de senderistas y motoristas. En una nota de prensa, explican que en noviembre de 2017 saltaron las primeras alarmas, cuando agenres del Seprona de la Guardia Civil retiraron un cable de acero que atravesaba de lado a lado una senda en Bernardos.

“Tristemente”, lamentan, estos hechos no solo se repiten ahora, “sino que la acción contra este colectivo se ha intensificado peligrosamente en las últimas semanas”.

Ramas de árboles, troncos, piedras y alambre de espino han sido colocados, “de forma intencionada”, según continúan explicando, en los últimos días, “y suponen un grave peligro para la integridad física de los deportistas”. Además, son colocadas en zonas rápidas de bajada, “donde el posible daño causado puede ser mucho mayor por la propia inercia de la misma y el menor tiempo de reacción del ciclista”.

El colectivo señala que la semana pasada una prueba de ámbito nacional, con todos sus permisos en regla, era boicoteada y tuvo que modificar su recorrido tras varias noches “movidas”.

Desde Carbonerobike y demás clubes y asociaciones de ciclistas y cicloturistas de esta zona de la provincia denuncian y hacen pública esta situación, que “supone un grave peligro para la libre circulación de bicicletas de montaña por pistas y senderos que atraviesan espacios públicos, al mismo tiempo que esperamos no tener que lamentar posibles consecuencias en forma de caídas.