Chateo al estilo popular

Los vermús que se alargan

2

Si por algo son conocidas las fiestas de Cuéllar, además de por los encierros, es por sus chateos. Cada día, una peña ameniza lo que siempre se ha denominado así, chateo o vermú, y a medida que han cambiado los tiempos ha pasado a llamarse ‘Echegaray’. Los vecinos y visitantes, después de coger fuerzas con el tradicional ‘Almuerzo del segador’, comienzan una ruta por los bares que acaba siendo de lo más divertida. Charangas y la música de los propios establecimientos se mezclan con un ambiente festivo inmejorable. “Todo el que viene, repite”, comentaba un grupo de jóvenes forasteros que acudieron a la localidad ayer para celebrar con los cuellaranos sus fiestas. Aunque toda la zona centro se contagia de este espíritu, hay partes en las que se alarga aún más. La calle Ávila, conocida por muchos como ‘calle del Echegaray’, concentra a cientos de personas cada día al menos hasta las seis de la tarde. Los pinchos son también los protagonistas d/ FOTOS: CHANTAL NÚÑEZel chateo, a pesar de haber cogido fuerzas con el almuerzo. Debido al buen tiempo, el chateo del domingo fue, como cada año, una cita de risas, bebida, diversión, música y baile.