Castroserracín.
Castroserracín.
Publicidad

Castroserracín es un pequeño municipio de Segovia de tan solo 53 habitantes censados pero con solo algo más de una decena residiendo de manera continuada. Está situado en la zona alta de un cerro. Esta localidad linda con Torreadrada y Aldeanueva de la Serrezuela y, cerca de la localidad encontramos el cauce de varios arroyos, como el arroyo del Valle que desemboca en el Valle del Tabladillo.

Castroserracín es cabecera de la comarca conocida como ‘Los Castros’ y uno de los pueblos más antiguos de toda la provincia pues, se cree que fue repoblado en el año 943 por Asur Fernández, conde de Monzón, el mismo que también repobló otras localidades como Cuevas de Provanco, Sacramenia o Cuéllar, valiéndose de pastores vascos.

Los Castros, eran poblados fortificados, que comenzaron a ser habitados en el siglo VI antes de Cristo, con forma circular y con sus construcciones más antiguas, también circulares, realizadas en paja.

Castroserracín aparece por primera vez en un documento con el nombre de Castiel Serracín en el año 1247. El nombre significaba ‘Castillo o campamento de Serracín’ pero, desde el siglo XVI, se conoce a esta localidad tal y como la nombramos hoy.

El nombre se forma con el topónimo Castro que deriva del castrum, campamento o castillo, al que se ha añadido el nombre de Serracín, nombre personal o étnico Sarracinus, que hace referencia a un propietario pues, Sarracinus es un nombre de persona muy común en la Edad Media, sobre todo en la etnia Mozárabe (cristianos bajo dominio musulmán). Un colaborador alavés del conde Fernán González que vivió entre los años 910- 970, se llamaba Sarracín Fernández y, este apellido podría hacer referencia a la familia de sus primeros pobladores.

En la Comunidad de Castilla y León hay varios municipios con nombres parecidos como: ‘Sarracín’ en Burgos, ‘Sarracín de Aliste’ en Zamora o, ‘Villasarracino’ en Palencia. En el término municipal de Castroserracín existen dos despoblados: La Torre o, Aldealatorre y, Valdecheña.

Castroserracín pertenece a la Comunidad de Villa y Tierra de Sepúlveda, al Ochavo de las Pedrizas y Valdenavares, compuesto por las localidades de: Barrio de Arriba, Burgomillodo, Carrascal del Río, Castrojimeno, Castroserracín, Ciruelos de Padales, Navalilla, Navares de Ayuso, Navares de En medio, Navares de las Cuevas Urueñas y, Valle de Tabladillo.

Patrimonio Esta zona de la provincia de Segovia cuenta con un importante y antiguo patrimonio arquitectónico. En Castroserracín, destaca su iglesia, dedicada a Santo Tomás Apóstol, iglesia situada en la parte más elevada del pueblo y, por el lugar que ocupa dentro de la población en un cerro, se cree que en este mismo lugar existió una fortificación o torreón defensivo que podría haber dado nombre al pueblo.

La iglesia de Santo Tomás, de estilo románico, conserva de esta época algunos detalles pero también se observan reformas que debieron realizarse en tiempos de la transición al estilo gótico. Entre los detalles románicos podemos destacar los sillares decorados con rosetas que en su día fueron aprovechados para la construcción de la torre y los contrafuertes en el siglo XVI. El acceso al templo se consigue a través de una portada con dos arquivoltas, dentro de un atrio, aunque se cree que existió un pórtico de ingreso del que no ha quedado ningún resto. También se puede observar, en el lado del Evangelio, en la cabecera, una triple arquería que se apoya en columnas con capiteles decorados.

En el interior, destaca su pila bautismal, de estilo románico. Es una pieza muy original, con forma de cáliz de flor con cabezas humanas y animales, esculpidas entre sus pétalos. También en el interior, se encuentran unos arquillos ciegos en el Presbiterio. Su retablo mayor, que es barroco, muestra imágenes de Santo Tomás y San Bartolomé. También en Castroserracín, dentro del pueblo, se encuentra la ermita de San Gregorio.

Fiestas En la localidad se celebran las fiestas de San Antonio de Padua, el día 13 de junio y, en el verano, las fiestas en honor a la Inmaculada, el fin de semana más cercano al 20 de agosto.

La Asociación Cultural Amigos de Castroserracín, organiza una importante semana cultural durante el mes de agosto que se une a las fiestas de la Virgen. Esta semana incluye actividades para todo el público: chuletadas, chocolatadas, concursos de disfraces y gastronómicos de tortillas, empanadas… Y, con este motivo, se organizan excursiones, campeonatos de tute, de chito, de bolos, de parchís…

El Entorno de Castroserracín Se sitúa sobre una zona elevada, donde se unen las Pedrizas y las Lomas de la Serrezuela de Pradales, en sus laderas encontramos un gran número de plantas aromáticas. En sus zonas llanas hay pastos destinados a los rebaños de ovejas de raza churra, habituales en la zona, que proporcionan corderos lechales, fundamentales en su gastronomía.

En el norte del municipio se encuentra la Serrezuela de Pradales, montes con pinos en los que hay una gran cantidad de setas y níscalos, en temporada, lo que hace que esté incluido en el Plan micocyl de la Junta de Castilla y León, para regular el aprovechamiento micológico.

En los alrededores de Castroserracín aún se pueden ver los senderos y cañadas que antiguamente utilizaban los pastores durante la trashumancia y que hoy se utilizan para la práctica del senderismo.

Rutas de Senderismo En este pueblo tranquilo y pintoresco, en el que se conservan casas construidas en piedra que le dan un aspecto muy especial, existen varias rutas que permiten recorrer su entorno sin necesidad de ser un experto en este deporte tan ligado al ocio.

Una de estas rutas llega hasta el Valle de Tabladillo y puede hacerse a pie por ser de poca dificultad. Se parte desde el pueblo de Castroserracín hasta alcanzar ‘el Fraile y las Monjas’, unos monolitos cilíndricos, de piedra caliza, que se han adquirido esta forma a causa de la erosión. Tras alcanzar este punto, se ven las primeras huertas del Valle del Tabladillo.

Otra ruta es la que se conoce como ‘La subida a las Cocotas’, que comienza en el pueblo y se dirige hacia el pinar, refugio de corzos y jabalíes. La ruta continúa por la cresta de la ‘serrezuela’, se adentra en la garganta que da paso al paraje conocido como San Gregorio, donde se asentaba la antigua ermita, se entra de nuevo en el pueblo y, finaliza. Esta segunda ruta tiene una duración aproximada de dos horas.

Castroserracín hoy Sobre este pequeño municipio situado a 72 km. de Segovia y cercano a otras localidades en cuyo nombre aparecen los ‘castros’ como Castrojimeno (4,9 Km) o Castro de Fuentidueña (5,8 Km), su alcalde, desde 2007, José Antonio Bayo Rodríguez (PP), cuenta que su pequeña población está formada en un 90% de jubilados y, cuatro parejas jóvenes que trabajan en localidades cercanas.

También nos cuenta el alcalde, que la localidad ha sido siempre tratada con mimo y se encuentra en muy buenas condiciones porque ha sido su obsesión desde que entró en la Alcaldía, hace 12 años.

El firme de sus calles se ha realizado con hormigón impreso y adoquín, este ultimo material se utiliza principalmente en las plazas y, todos los tejados son iguales porque, insiste Bayo, la ordenanza se ha cumplido de manera firme. Con todo ese esfuerzo se ha conseguido que quienes visitan la pequeña localidad de Castroserracín, consideren que este pequeño pueblo de Castilla y León es muy bonito.

Sobre el firme, nos cuenta el alcalde, se está procediendo a cambiar el hormigón impreso por adoquín a causa de que, con las bajas temperaturas propias de esta zona que se encuentra a 1.148 metros de altitud, el hormigón tiende a levantarse porque, como dice el alcalde: “Hablan de Cuéllar pero, en Castroserracín, el otro día, el termómetro marcaba 12 grados bajo cero” y, además, en el hormigón no se puede echar sal y cuando nieva, aunque sea poco, hay que quitar la nieve para poder salir de casa y, añade José Antonio Bayo que, “como no tenemos alguacil, o alguien encargado de limpiar las entradas de las 10 o 12 casas que hay… Yo hago de alcalde, de alguacil y de todo, junto a la gente de aquí, porque hay algunos que ayudan”.

Otro de los problemas de estos pueblos pequeños son los cambios en el número de su población. La población de Castroserracín, como ocurre en muchas localidades, es escasa durante el año, alcanzando los 40 habitantes, como mucho, los fines de semana pero, cuando llega el verano, a partir del mes de junio, pasan a 300 habitantes porque las casas vacías y cerradas durante el año, se abren y se llenan de hijos, amigos… Poder dar servicios a este gran número de personas, se convierte en todo un quebradero de cabeza.

Por cierto, sobre las visitas y el turismo en el pueblo, el alcalde nos cuenta que hasta hace un año, más o menos, funcionó una casa rural que hoy está cerrada. Una pareja joven de Madrid fueron los responsables de abrir este establecimiento y, también, los ‘responsables’ del único nacimiento de un niño, que se había visto en el pueblo en más de 70 años.

Tampoco hay bar. Pese a que en el pueblo hay un bar montado y estuvo abierto, la persona que lo gestionaba, al final se fue porque “no iba nadie”. El problema está en que, cuando termina agosto y la gente se va a Madrid… El pueblo queda desierto y, “aquella chica que lo gestionaba … no sacaba ni para pagar la luz y, el Ayuntamiento, tampoco puede ayudar mucho, no sacan ni para pagar los autónomos”.

En cuanto a las obras que el ayuntamiento está planificando para realizar en los próximos meses, el alcalde cuenta que la plaza del pueblo es muy pequeña para albergar las actividades de las fiestas y, este ayuntamiento, ha comprado una casa que se encontraba en ella para derribarla y ampliar el espacio con el que cuentan para poder celebrar todo tipo de eventos con más comodidad.
Por otro lado, en Castroserracín, está pendiente el cambio de redes de agua pero, para dificultar un poco más las cosas, toman el agua de una fuente que se encuentra a 4 km. del pueblo, lo que hace que el coste de la operación, por la distancia hasta la fuente, sea importante. Han solicitado una ayuda a la Diputación y, cuando se lo concedan… procederán.

RECETA

A la hora de pensar en una receta que sea apropiada en esta época del año, es fácil recordar un postre espectacular que se puede realizar fácilmente: Peras al Vino Tinto.

Ingredientes: 4 peras de invierno maduras pero firmes, 500 ml de vino tinto, 1 rama de canela, 3-4 estrellas de anís, la piel de un limón, cuatro cucharadas de azúcar y, 3 clavos de olor.

Modo de Prepararlo: Se pelan las peras, con ayuda de un pelador, procurando que el rabito de la pera no se desprenda, se colocan en una cazuela, de pie (Si no se asientan bien, se hace un corte en la base para que puedan permanecer en esta posición).

En un cazo suficientemente grande para que quepan las peras, se pone el vino, el azúcar, el anís estrellado, el clavo, la piel del limón y la canela. Se lleva a ebullición para que se disuelva el azúcar. Se añaden las peras y se dejan cocer, a fuego medio, 15 minutos y, una vez que estén tiernas, las sacamos. El vino deberá quedar en el fuego unos 10 minutos más para que se reduzca con la intención de obtener un almibar ligero.

Para terminar se colocan las peras, de pie, en un plato o fuente y se riegan con el almibar antes de servir. Se puede añadir helado de vainilla, el contraste del calor y el frio, hace que el resultado sea espectacular.

CASTROSERRACÍN EN POCAS PALABRAS

Distancias:
A 72 km de Segovia
Población:
53 habitantes censados
Alcalde:
José Antonio Bayo Rodríguez (PP)
Patrimonio:
— Iglesia de Santo Tomás
— Ermita de San Gregorio

Fiestas:
— San Antonio de Padua, junio
— Virgen Inmaculada, sobre el 20 de agosto.

Asociaciones:

— Asociación Cultural Amigos de Castroserracín, organizan, entre otros eventos, la Semana Cultural de agosto.

Tradiciones:
— Danzas Regionales
— Pastoreo (Crianza de ganado churro)

Aficiones
— Práctica del Senderismo