Iglesia parroquial Nuestra Señora de La Esperanza.
Iglesia parroquial Nuestra Señora de La Esperanza.
Publicidad

FOTOS: JOSE ANTONIO SANTOS

En la Comunidad de Villa y Tierra de Sepúlveda, a 76 km de Segovia capital, se encuentra la pequeña localidad de Castrojimeno que cuenta con tan solo 38 habitantes censados, de ellos solo 25 residen en la localidad de manera habitual. El pueblo se asienta sobre una gran peña caliza rodeada por dos arroyos que se unen y desembocan en el río Duratón.

Su nombre procede, por un lado, de la palabra latina Castrum, que significa Castillo o Campamento y, por otro, del nombre del repoblador, de origen vasco-navarro, llamado Ximeno. El repoblador unió los dos nombres y, el resultado, hasta el principio del siglo XIX fue, Castro Ximeno o, Castroximeno y, a partir de 1829, comenzó a ser conocida como Castro Jimeno y, por fin, en nuestros días, se conoce como Castrojimeno.

En la Edad Media, este municipio perteneció al Concejo de Sepúlveda, que se transformó en la Comunidad de Villa y Tierra de Sepúlveda.

Esta pequeña localidad, continúa viviendo de la agricultura y la ganadería. Hasta hace un tiempo, también era muy tradicional el cultivo de ribera, las huertas, sobre todo dedicadas al autoconsumo. En esta zona, también ha habido viñedos y, de hecho, aún queda alguno de los grandes lagares en los que se pisaba la uva. El más grande, que fue arreglado y retejado, porque se estaba hundiendo, por la Asociación Cultural San Sebastián, se transformó en un museo que muestra las cántaras de medir, pellejas, cestos de llevar la uva, los carros… El mundo del cultivo de la vid y su transformación en vino.

Patrimonio. La muralla, propia de un Castro, no se conserva, pero en cambio, Castrojimeno puede presumir de tener monumentos de gran valor y belleza como la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Esperanza, ubicada en la zona más alta de la población. Su origen fue románico como indica claramente su portada con dos capiteles y la pila bautismal, también la torre a la que se sube gracias a una escalera de caracol. Por otro lado, la cabecera se cubre con una bóveda de crucería de estilo gótico.

El templo, conserva en su interior, algunas tallas como la que representa a su patrona, Nuestra Señora de la Esperanza, y otra de la de la Virgen del Rosario pero, sobre todo es muy conocida por las pinturas, de gran valor, que se encuentran en el retablo mayor y se atribuyen al Greco, aunque existen diversidad de opiniones sobre la autoría de las mismas. También existe otro cuadro en el que se muestra a San Sebastián, sobre el que el propio alcalde nos dice: «Está pintado por el Greco, tiene hasta la firma». Sobre este cuadro, el alcalde añade que necesita una restauración porque «está un poco castigado por el tiempo».

En esta localidad existió la ermita de Santa María, cercana a la localidad de Valle de Tabladillo, que terminó siendo una ruina. El alcalde, recuerda que las piedras que dieron forma a esta ermita y, la campana pequeña, fueron utilizadas para otras construcciones como la iglesia actual.

«El Portalillo» es otro de los elementos dentro del patrimonio de Castrojimeno. El Portalillo es un espacio abierto y cubierto, en la plaza, que se dedica al comercio y el encuentro, en un lugar que por su ubicación (a 1072 metros de altitud), es mejor realizar esas funciones bajo techo.

Además, esta es tierra de vinos y, como tal, aún conserva sus bodegas que, por cierto están bien cuidadas por sus propietarios. Algunas de estas construcciones, de auténtica tradición, aun sirven para guardar el vino y proporcionan ocio y diversión a sus propietarios y a los vecinos.

Para terminar, en Castrojimeno se conservan las antiguas escuelas, propiedad del Ayuntamiento, que actualmente están dedicadas a diferentes actividades como, por ejemplo, la sede de la Asociación Cultural San Sebastián pues, es «donde nos reunimos porque no tenemos nada más, allí tenemos una pequeña barra de bar, como las Peñas de toda la vida», dice el alcalde, Enrique San José, miembro de la Asociación.

FIESTAS. El día de San Sebastián se celebra el día 20 de enero pero, el frío y la falta de gente en esas fechas en el pueblo, hicieron que hace años, el Ayuntamiento pasara la fiesta al segundo fin de semana de agosto, cuando su población, como ya se ha comentado, se multiplica hasta por cinco. En esta fiesta, además de los actos religiosos, se realizan actividades nocturnas, se juega a las cartas, se participa en competiciones deportivas y, se juega al Chito y a los Bolos.

Por otro lado, se celebra la fiesta de Nuestra Señora del Rosario, el primer fin de semana de octubre, con misa, procesión y música. Hace años, Castrojimeno celebraba la fiesta de Nuestra Señora de la Esperanza pero, como es el día 18 de Enero y, estaba tan cerca de la fiesta de San Sebastián, se cambió por la fiesta del Rosario.

También se celebra Santa Águeda, día en el que realiza una gran comida y, cuando la producción de vino estaba en su apogeo, el día que finalizaba el acto de «tirar el vino» o, sacarlo del lagar para pasarlo a la bodega, se hacía una merienda.

LOS ARRECIFES DE CASTROJIMENO. En el suave relieve que separa el Macizo de Sepúlveda y la Serrezuela, existen unos pequeños valles y cañones que van creando cerros de paredes escarpadas y estrechas, los castros, que sirvieron de asentamiento humano desde la prehistoria por su especial situación defensiva.

En todo este espacio se ven diferentes tipos de rocas con diferentes fósiles. La zona más espectacular se encuentra junto a Castrojimeno, donde las rocas muestran muchos y variados fósiles de invertebrados marinos como moluscos o corales que los especialistas interpretan como que este entorno se creó hace unos 85 millones de años, cuando en estas latitudes existió un arrecife marino. Además, los estudios sobre la zona aseguran que en el Cretácico Superior, hace entre 87 y 67 millones de años, la zona oriental de la provincia de Segovia, se encontraba bajo un mar cálido, subtropical.

Sobre los fósiles destacables en esta zona de Castrojimeno predominan los moluscos biválvos, entre ellos los ostreidos, muy parecidos a las ostras actuales. Durante los últimos años, el geólogo Javier Gil, ha estudiado este arrecife y se han mostrado los diferentes descubrimientos en varias publicaciones que han despertado el interés a los expertos de todo el mundo.

Actualmente no es difícil ver grandes grupos de fósiles solo con pasear por las calles del pueblo o recorriendo los alrededores porque, muchos de ellos, han sido utilizados por los vecinos para adornar sus calles y sus casas. Otros grupos de fósiles similares, aunque en menor cantidad, han aparecido también en los valles de los arroyos de Tejadilla, Clamores y Eresma así como, en Valseca, Valle de Tabladillo o Sepúlveda. Todos estos rincones de la provincia de Segovia, por su enorme singularidad, merecen una protección especial.

El Arrecife de Castrojimeno es muy visitado. A mediados del mes de mayo, celebran el llamado «Geolodía» y, el pasado año, el día 12 de mayo se dieron cita para ver este espacio y sus fósiles un grupo de 200 personas que provenían de la Universidad de Alcalá de Henares.


CASTROJIMENO HOY.
Esta pequeña localidad hay un número importante de personas de edad avanzada y, la escuela dejó de funcionar hace muchos años pero, por otro lado, Castrojimeno cuenta con muchas viviendas que se ocupan los fines de semana y en épocas de vacaciones, llegando su población a multiplicarse hasta por cinco.

El alcalde de la localidad desde 2011, Enrique San José Martín (PSOE), nos cuenta que Castrojimeno contaba con «un anejo al pueblo, que se encuentra en la carretera que va de Sepúlveda a Peñafiel y se llamaba Peroncillo. También había otro que se llamaba Los Casares. En estos despoblados, lo único que hay ahora, cuenta el alcalde, son restos de las construcciones como «trozos de tejas o piedras, que van apareciendo cuando pasa algún tractor con el arado».

San José destaca también que, en los alrededores de Castrojimeno, se encuentran entre 15 y 18 parejas de Buitres, que crían sus pollos entre las rocas del Reguero de la Hoz.

Hay varias obras que el alcalde pretende abordar en el pueblo durante los próximos meses, como habilitar algún local en el que se pudieran mostrar rocas y fósiles de los Arrecifes porque «la gente se ha llevado muchos… conchas, caracolas… de todo». Cuenta Enrique San José, que «cuando se hicieron las zanjas para meter el agua, salían fósiles de todo tipo y, desde entonces, casi todo el mundo tiene algunos fósiles en casa». También, hablando de las obras previstas, el Alcalde de forma rotunda asegura que no hay ningún pueblo de la provincia de Segovia en el que se hayan hecho tantas obras entre arreglos de calles y colocación de adoquines. Ahora ha arreglado dos calles que estaban hechas en cemento y, con la sal del invierno el firme estaba en muy mal estado. Esas calles ahora se han rematado con asfalto o con adoquín.

Enrique San José, pese a llevar desde 2011 al frente del Ayuntamiento, se vuelve a presentar en las elecciones municipales de mayo. Asegura que no es por lo que saca de este puesto pues, «estar en el Ayuntamiento en estos pueblos, es perder dinero y tiempo y, algunas veces, crearte algún enemigo aunque, en mi caso, son los menos» y, añade que «estoy notando que la gente me apoya».

DÓNDE DORMIR. Esta pequeña localidad, cuenta con una casa rural que nos permite acercarnos a la zona y disfrutar de su tranquilidad y de sus paisajes: Casa Rural La Panera que tiene capacidad para 6 personas y dispone de jardín, terraza y barbacoa. En el interior se disfruta de calefacción y chimenea. La casa rural La Panera es un edificio de nueva construcción ubicada en las antiguas eras del pueblo.

A la hora de tomar algo, en Castrojimeno encontramos, en las antiguas escuelas, el local en el que se reúne la Asociación Cultural San Sebastián. De este local se encarga Josito, un joven que vive en el pueblo y atiende su barra si algún vecino, visitante o senderista, quiere tomar un café o un refresco. Nos cuentan, que su número de teléfono está indicado en la puerta y, cuando sale a resolver algún asunto, quien quiera ser atendido no tiene más que llamar… Forma de proceder sorprendente en la gran ciudad pero, muy habitual en lugares como Castrojimeno.

CASTROJIMENO EN POCAS PALABRAS

Distancias: A 76 km de Segovia

Población: 38 hab. censados

Alcalde: Enrique San José Martín (PSOE)

Patrimonio:
— Iglesia de Nuestra Señora de la Esperanza.
— Retablo Mayor con pinturas que se atribuyen a El Greco
— Cuadro de San Sebastián , también atribuido a El Greco
— El Portalillo.
— El Lagar, Museo sobre el vino
— Antiguas Escuelas

Fiestas:
— San Sebastián, ha cambiado de fecha. Su día es el 20 de enero pero, desde hace años, se celebra el segundo fin de semana de agosto
— Nuestra Señora del Rosario, primer fin de semana de octubre
— Santa Águeda

Arrecifes de Castrojimeno:
— Zona cercana a Castrojimeno en la que aparecen fósiles de hace unos 85 millones de años, cuando esa zona estaba cubierta por el mar.

Dónde dormir:

— Casa Rural La Panera

RECETA
Torrijas de Castrojimeno, también conocidas, en este caso, como Torrijas de Margarita, una vecina de Castrojimeno que nos ha enviado la receta de un postre muy tradicional y muy adecuado para las fechas en las que nos encontramos. Unas Torrijas que no tienen pan.
Ingredientes: 6 huevos, 4 cucharadas de anís, 1 cucharada de levadura Royal, una cucharadita de anises machacados, harina y miel.Modo de prepararlo: En un bol hay que mezclar todos los ingredientes hasta que quede una masa «suelta» (ni líquida, ni espesa). Cuando la masa esté preparada, se calienta aceite en una sartén y se va friendo, descargando cucharadas de masa sobre el aceite muy caliente. Las Torrijas adquieren diferentes formas. Cuando están fritas se sacan a una fuente, donde se les añadirá, para terminar, un poco de miel por encima.