Participantes en la última ruta del programa ‘Camina Segovia en Primavera’. / el adelantado
Publicidad

La senda de Valdenavares que une los tres Navares de la provincia, el de Ayuso, Enmedio y las Cuevas, ha sido el escenario por donde transcurrió la cuarta y última ruta del ciclo ‘Camina Segovia en Primavera’, organizada por el Área de Promoción Económica de la Diputación. El casi medio centenar de senderistas partió a las diez de la mañana del Ayuntamiento de Navares de Ayuso y guiados por María del Mar García Martín de Naturaleza en Directo recorrieron en apenas tres horas los siete kilómetros de los que consistía la marcha.

El itinerario discurrió, sin apenas desnivel, junto al arroyo de los Navares que une las poblaciones de Navares de Ayuso, Navares de Enmedio y Navas de las Cuevas, en la vertiente sur de la Serrezuela de Pradales. A su paso, los excursionistas se encontraron con los paisajes característicos de los campos de cereal de la campiña segoviana, tan solo interrumpidos por la delgada línea de árboles que flanquea el arroyo.

A partir de Navares de Enmedio el valle se hizo más escarpado y comenzó a encajarse entre rocas carbonatadas, horadadas por cuevas y oquedades que dan nombre al último de los pueblos del recorrido.

Ya en Navares de las Cuevas, donde les recibió su alcalde Vicente Robisco, se visitó la iglesia de San Mamés, las ruinas del palacio del marqués de Revilla, del siglo XVII, y el rollo jurisdiccional. El recorrido finalizó en la ermita de la Virgen del Barrio, una de las joyas del románico de las tierras sepulvedanas y declarado monumento histórico artístico en 1982.

El programa ‘Camina por Segovia en primavera’, que concluyó el fin de semana se ha desarrollado durante dos sábados y un domingo del mes de mayo. El primero de estos itinerarios, que se realizó el día 4 de mayo, consistió en una excursión didáctica en el municipio de El Espinar, discurriendo por el interior del Parque Natural de la Sierra Norte de Guadarrama, ascendiendo por la Garganta del río Moros, por su margen derecha hasta el embalse de El Tejo.

El domingo 12 de mayo, la ruta se realizó en San Miguel de Bernuy. Fue una travesía de 12 kilómetros, que alcanzó el cerro de San Blas, uno de los picos más elevados de la comarca situado a 1.014 metros de altitud, y llegó a Fuentidueña.

Por su parte, los grabados rupestres y Cerro del Castillo en Bernardos con la ermita de la Virgen del Castillo y los restos de la muralla tardorromana-visigoda fueron los puntos de atención de la propuesta senderista del pasado sábado 25 de mayo con 11,5 kilómetros de recorrido.