Los quintos de 2019
Publicidad

El calor y la alta participación centraron un año más la celebración de la fiesta de la Octava del Corpus que, desde hace años, y pese a su nombre, tiene lugar coincidiendo con los mismos días que el Corpus, si bien se prolonga a la jornada siguiente, lunes.

Así, desde el sábado y hasta el lunes pasado tuvieron lugar diversas actividades, donde los quintos volvieron a ser protagonistas, al ser los encargados de engalanar la Plaza Mayor y la entrada a la iglesia, con arcos adornados con ramas y flores, por los que discurre la procesión del Corpus. Junto a los jóvenes, las asociaciones de Amas de Casa, la del grupo de Danzas y el Centro Cultural contribuyeron a preparar un amplio y divertido programa festivo.

Además, como preámbulo a la celebración, el viernes por la noche tuvo lugar una nueva edición del Vegarock, que trajo a la localidad algunos de los grupos musicales que despuntan en el panorama actual. También hubo música y folclore de la mano de los grupos de danzas de Cabezuela y Mozoncillo. Las verbenas también fueron plato fuerte de la fiesta, con la orquesta La Huella, que actuó el sábado; y Vía Libre, que lo hizo el domingo. No faltaron las competiciones deportivas, donde los encuentros de pelota a mano, entre profesionales y entre parejas locales, llenaron de público el frontón municipal. De forma paralela se desarrollaron juegos para los pequeños en el polideportivo. Se cerró la fiesta con el concurso de tortillas, y la degustación de un aperitivo para todos los concursantes.