Caballar registra 85 habitantes./ el adelantado
Publicidad

Vecinos de Caballar denuncian el procedimiento de concesión de las ayudas para la instalación del sistema para recibir señal de la Televisión Digital Terrestre (TDT), otorgadas, según explican, a personas con menos puntuación y sin cumplir los requisitos de la convocatoria.

En un escrito enviado a la Dirección General de Telecomunicaciones de la Junta de Castilla y León, explican que la mayoría de los habitantes de Caballar, que tiene un censo de 85, “ancianos y con recursos limitados, se han visto en la situación de acogerse a la subvención que se otorgaba por parte de la Junta, ya que las infraestructuras de telefonía móvil, internet y televisión son deficientes”. Los vecinos señalan que existe un repetidor de televisión “estropeado”, cuya señal proviene de un segundo repetidor que se encuentra a unos 20 kilómetros de distancia, en la Sierra de Guadarrama. “Los técnicos dicen que dicha antena no se puede arreglar, por lo que la solución ofrecida es instalar los sistemas SAT-TDT”, apuntan.

El 16 de marzo de 2018, la Junta publicaba la convocatoria para acogerse a una subvención para la instalación de los sistemas mencionados. Aproximadamente 49 de los 85 vecinos decidieron acogerse a dicha opción. Y a partir de aquí surge el descontento de los vecinos, ya que en diciembre de 2018 se expusieron los beneficiarios de esas ayudas, “en base a un sistema de puntuación que queda claramente en entredicho”. Los vecinos afirman que, según esos criterios, “en Caballar gran parte de los solicitantes tienen la máxima puntuación (16), quedándose fuera de ella”. Además, denuncian que la empresa instaladora de los sistemas SAT-TDT, cuyo requisito para efectuar los trabajos era que tenía que estar registrada en Castilla y León, “ha encarecido sus precios de instalación, unos 250 euros por encima de lo estipulado en los presupuestos de otras empresas extracomunitarias, lo que deja en una clara desventaja al contratante, ya que el desembolso es mayor, y suscita dudas sobre la conveniencia de limitar la concurrencia empresarial”.

Los solicitantes de la subvención para la TDT se sienten engañados y perjudicados por los trámites requeridos por la admninistración para acceder a la misma, “y en consecuencia también por la resolución de las personas que han podido optar al reembolso de lo invertido, ya que habiendo cumplido los requisitos, no existía presupuesto suficiente para cubrir los gastos de dicha instalación a todos los solicitantes”. En su comunicado de prensa, lamentan que “parece que las administraciones no quieren que los medios rurales se mueran, pero no hacen nada para ello”.