Presentación, ayer, de la Campaña de Animación a la Lectura. / Guillermo Herrero
Presentación, ayer, de la Campaña de Animación a la Lectura. / Guillermo Herrero
Publicidad

Aunque en el diccionario de la Real Academia Española se mantiene que una biblioteca es “una institución cuya finalidad consiste en la adquisición, conservación, estudio y exposición de libros y documentos”, lo cierto es que en los últimos años su función tradicional ha variado, por lo que urge que los académicos incluyan una nueva acepción a la palabra. Hoy en día se entiende que una biblioteca es “un espacio cultural”, cuya misión principal va mucho más allá de guardar libros, para centrarse en dinamizar la vida —en especial, la cultural— de la comunidad donde se enclava.

Siguiendo esa nueva visión de las bibliotecas, desde el área de Cultura de la Diputación se quiere otorgar “un papel fundamental” en el desarrollo de su política cultural a la red de bibliotecas de la provincia (20), pues se considera que ocupan una posición clave en la agenda cultural de los municipios en los que se radican.
El presidente de la Diputación, Francisco Vázquez, destacó ayer que “educar a los más pequeños en el gusto por las letras es una preocupación del área de Cultura” y, por ello, se ponen en marcha de forma incesante iniciativas “para acercar los ojos de los niños a los lomos de los libros con propuestas originales”.

La Campaña de Animación a la Lectura que ahora arranca —la número 14— tendrá su anclaje en la red de bibliotecas de la provincia, que amplía así su función tradicional para adecuarse a los nuevos tiempos. Todas estas bibliotecas acogerán espectáculos, dirigidos fundamentalmente a los niños, para animarlos a leer y, también, educarlos en valores.

En total, se han ofertado diez actuaciones diferentes, de temática muy diversa. Desde una introducción a la lengua inglesa hasta un acercamiento a la poesía, pasando por la necesidad de mantener la tradición oral, el fomento de la lectura, una visión renovada de los clásicos de la literatura española o incluso la ilustración. Y no se olvidan asuntos como los hábitos alimenticios saludables, la educación medioambiental o el desarrollo sostenible.

Con esta campaña, impulsada por el Centro Coordinador de Bibliotecas, la red de bibliotecas de la provincia modernizará su rol, para convertirse en el eje sobre el que gira la cultura de la localidad donde se sitúa cada una de ellas. De acuerdo a las explicaciones ofrecidas por Vázquez, la campaña suma 174 actuaciones, a desarrollar desde el 19 de marzo al 13 de diciembre en todas las bibliotecas integradas en la red provincial. El presupuesto es de 37.939,99 euros.

Cristina Gil, técnica del Centro Coordinador de Bibliotecas, aprovechó la presentación de la campaña para dar a conocer que los 20 centros en funcionamiento atienden a una población de 50.500 habitantes. Y, en cuanto a población infantil, en 2017 participaron en las actividades programadas alrededor de 3.200 niños de entre 3 y 12 años. Para acabar, Gil recalcó que las actuaciones de la Campaña de Animación a la Lectura son “abiertas a todos”, pudiendo asistir no solo los residentes en los pueblos donde tienen lugar.

Compartir