Un momento de la visita de Juan Vicente Herrera, junto a la presidenta de las Cortes, Silvia Clemente. / kamarero
Un momento de la visita de Juan Vicente Herrera, junto a la presidenta de las Cortes, Silvia Clemente. / kamarero
Publicidad

El grupo empresarial Calidad Pascual estrena nueva planta de Bezoya en la localidad segoviana de Ortigosa del Monte, donde comenzó hace más de cuarenta años con el embotellado de agua de la Sierra de Guadarrama. Acompañado del presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, el presidente del grupo, Tomás Pascual Gómez-Cuétara, inauguró las nuevas instalaciones de la compañía, que generarán un incremento del 15 por ciento de los empleos directos y un 30 por ciento de los indirectos. En la actualidad, el empleo de Bezoya en la provincia se eleva hasta los 120 puestos directos, siendo uno de los motores económicos de Segovia. Además, la actividad de la cadena de valor de Bezoya genera en España 183,5 millones de euros y un impacto de 1.722 empleos directos e indirectos.

La nueva planta embotelladora supondrá un desembolso de 15 millones de euros, una vez finalizadas todas las inversiones, en una superficie construida de 15.000 metros cuadrados, lo que aumentará la capacidad productiva de Bezoya en un 10 por ciento. Tomás Pascual aseguró que los principales ejes bajo los que se ha concebido la nueva fábrica son: calidad, sostenibilidad y respeto al medioambiente, con la máxima eficiencia energética.

Las ventas de agua embotellada en España crecieron en volumen un 4,9 por ciento en 2016 y este año ya alcanzan un incremento del 8,1 por ciento en relación al año anterior. Cada vez son más los hogares que consumen agua embotellada, alcanzando el 81 por ciento de tasa de penetración en España. Para satisfacer esta tendencia, Bezoya ha instalado en su nueva planta de Ortigosa del Monte dos nuevas líneas de producción sustituyendo las antiguas por otras más modernas, eficientes medioambientalmente hablando, proyectándose dos más en un futuro próximo. En estas instalaciones Bezoya embotellará su agua mineral natural en formato PET de 1,5 y 5 litros.

El presidente de Calidad Pascual indicó que la nueva fábrica se enmarca “dentro de nuestro objetivo de ser líderes en hidratación saludable y nos permitirá asegurar el abastecimiento del mercado. Bezoya ha experimentado un crecimiento constante y saneado en los últimos años y queremos seguir en esa línea”. Tomás Pascual incidió en que Bezoya, dentro de Calidad Pascual, aporta más de 180 millones de euros a la cadena de valor. Entre 2008 y 2014, ha duplicado sus ventas y también la captación de agua y maneja el objetivo de “mantener y elevar” esos datos. La principal característica del agua de Bezoya, que tiene otra planta en la localidad de Trescasas, es que su mineralización es muy débil y cuenta con un residuo seco muy bajo.

LOS DATOS

Capacidad de producción
La planta de Bezoya de Ortigosa del Monte tiene una capacidad de producción de más de 100 millones de litros de envasado al año. Con las nuevas instalaciones, esa capacidad crecerá un 10 por ciento más. Y en un futuro se prevé incrementar la producción, ya que en las instalaciones segovianas caben dos líneas de envasado más. El director de Operaciones y de Cadena de Suministro de Calidad Pascual, David Casal, explicó que la producción depende de la cantidad de agua de las dos captaciones que la empresa dispone en la provincia, con periodos de producción al año más intensos y otros de almacenamiento de agua acumulada en los meses de más abundancia de agua”.

Antiguas instalaciones
Bezoya tiene previsto mantener en funcionamiento las antiguas instalaciones de Ortigosa del Monte, sin fecha de cierre, ya que las nuevas tienen que empezar a recoger los rendimientos adecuados. Además, hay que tener en cuenta que parte de las dependencias antiguas se utilizan para una línea de vidrio de Bezoya, que se va a mantener.

Dos captaciones
La empresa Bezoya dispone de dos manantiales en la provincia de Segovia, con agua procedente de la Sierra de Guadarrama. Una de las captaciones desciende directamente a la fábrica de Trescasas, que se puso en marcha en 2003, y la otra va a la planta de Ortigosa del Monte, desde el año 1974. La captación total depende del agua que hay, de la lluvia registrada. “Bezoya es un agua de lluvia, ahora mismo tenemos mucha agua en la Sierra, en forma de nieve, pero el caudal que está bajando ahora mismo es muy estable, por lo que estamos embalsando, pero hasta que no empiece a deshelar no vamos a tener los caudales altos”, señaló David Casal.

Sequía
El director de Operaciones y de Cadena de Suministro de Calidad Pascual reconoce que el clima cada vez es más extremo. “Bezoya es una marca que envasa mucho durante los primeros meses del año para poder compensar después la pérdida de caudal en la segunda parte del año. No sabemos muy bien qué va a pasar con el clima, lo que sí sabemos es que cada vez es más radical. Este año hemos empezado con temperaturas muy altas y en verano suele hacer mucho calor, pero hay que ir viéndolo. Nosotros lo que tenemos que hacer es aprovechar a envasar mucho cuando hay mucha agua, para no tener problemas de abastecimiento al mercado”, concluyó David Casal.

Compartir