Asociación
Responsables de la asociación de Autismo con la alcaldesa y varias ediles. / L. SANZ
Publicidad

El municipio segoviano de Bernuy de Porreros acogió ayer la II Marcha Benéfica por el Autismo, que contó con la participación de más de 240 vecinos del municipio y de otros pueblos de la provincia.

Desde primera hora de la mañana la lluvia no dio tregua pero no fue suficiente para apaciguar las ganas de los participantes comprometidos con el trastorno des espectro del autismo, que realizaron los más de cinco kilómetros de recorrido sobre barro y asfalto mojado.

En el evento participaron personas de todas las edades, a pie, corriendo, en bicicleta o a hombros, como fue el caso de Mario, un niño de tres años que realizó gran parte del recorrido sobre su padre aunque también caminó unos metros comprometido con la causa.
Desde el parque del Juncal, pasando por Fuente Rubiales, la Fuente de los Caños y la del Moro, caminaron los participantes que, tras cruzar la meta se reunieron en una carpa habilitada por el Ayuntamiento para disfrutar de productos de la tierra y refrescos.

Ese fue el momento en que se sortearon varios lotes de productos de la tierra compuestos por chorizo y lomo de Valseca, embutido de Bernuy, un jamón YAH y otro de la bodega de Bernuy, un queso de Espirdo, miel de Segovia, bollería artesana de Bernuy y bonos de Trabalenguas.

Los más de 1.500 euros recaudados, según explicó la presidenta de la asociación, Susana Guri, irán destinados a su día a día. “Lo emplearemos para desarrollar los talleres de robótica, apoyo psicológico, musicoterapia, logopedia, apoyo escolar, deporte y ocio adaptado e inclusivo”, aseguró y recordó que “el autismo no es una enfermedad sino una condición” y recordó que la tienen una de cada 100 personas en España.

FuenteLorena Sanz
Compartir