Panorámica de la localidad.
Panorámica de la localidad.
Publicidad

A tan solo 14 km de Segovia, entre los ríos Pirón y Polendos, se encuentra la localidad de Basardilla que, con sus 146 habitantes en el año 2017, se ha convertido, aunque para su alcalde, José Francisco González, sea una pena, en una localidad “dormitorio” o una localidad residencial en la que sus vecinos, salvo aquellos que se dedican a la ganadería, trabajan en Segovia o en el Real Sitio de San Ildefonso y viven en Basardilla.

El nombre de esta localidad en el siglo XIII era Val Sardiella o Valle Poblado de Zarzas. Su ubicación en la frontera entre los territorios cristianos y musulmanes hacía que en este lugar la vida en “calma” fuera difícil de alcanzar. Por esta localidad pasa el camino de Malangosto, que une las dos mesetas y existe un despoblado, conocido como “Los Alamillos”, ubicado en el camino que une Basardilla y Espirdo.

Alfonso VI reconquista estas tierras y encarga a su yerno, Raimundo de Borgoña, su repoblación “con gentes del norte” en el siglo XI y como necesitaban una iglesia y el estilo arquitectónico de moda en aquellos días era el románico, que se utilizaba en toda Europa y representaba a la unidad de la Iglesia Católica frente al Islam, así se construye la iglesia que hoy está dedicada a San Bartolomé.

Patrimonio Dentro de este apartado destaca, como ya se ha dicho, la iglesia parroquial de San Bartolomé. De estilo románico, fue construida a mediados del siglo XII y tiene dos ábsides, uno de su construcción inicial y otro, del siglo XIII, que inicialmente funcionó como capilla privada de algún vecino de Basardilla. Esta capilla contaba con acceso directo desde la calle por una puerta rematada con un arco de medio punto.

La iglesia era de una sola nave pero, a causa del aumento de población en el pueblo, también el templo tuvo que ser ampliado con otra nave más trasladándose, además, la antigua portada románica, para que sirviera de entrada. Esta portada está formada por tres arquivoltas, como es normal en esta zona y la inferior se decorada con rosetas. Los capiteles que la sustentan, se encuentran en un estado deficiente.

En el interior de la iglesia destaca una pila bautismal románica, un retablo dedicado a Santa Águeda realizado en el siglo XVIII y otro, de estilo barroco que muestra una Natividad del siglo XV.

Esta Iglesia, cuya torre fue construida en el siglo XVII, fue declarada BIC (Bien de Interés Cultural) en 1994. En el siglo XIX, se levantó el espacio conocido como “El Cementerio” que había servido como tal desde el siglo XII hasta el XVII.

Necrópolis de Basardilla La Necrópolis comenzó a utilizarse cuando se construyó la iglesia (siglos XII-XIII) y se mantuvo en funcionamiento durante los cuatro siglos siguientes pero, la tipología de los enterramientos y el ritual que los acompaña, no sufrió cambios significativos durante ese periodo.
Los enterramientos documentados son fosas excavadas en el suelo, con forma de bañera o antropomorfas y en todos los casos, orientados como es tradicional en el mundo cristiano, siguiendo el eje del oeste (con la cabecera al oeste y los pies al este).

Se han encontrado algunas particularidades en la Necrópolis de Basardilla. Entre las tumbas, hay tres con características especiales. Presentan la cabeza del individuo enterrado, delimitada por piedras en posición vertical. Esta manera de realizar el enterramiento podría significar una solución casual o, incluso, una manera de marcar un momento cronológico concreto. Estas tres tumbas están ubicadas junto al muro del templo.

Entre las tumbas, también se observan diferentes modos de estar “cubiertas”: O bien por tierra, o por una especie de “solado”. Estas diferentes maneras marcan los diferentes momentos en los que se realizaron estos enterramientos.

Junto al muro del ábside, se encuentra un sepulcro en el que el cadáver quedó cubierto por lajas de piedra colocadas directamente sobre la roca excavada. Por la mayor elaboración de estas sepulturas y su ubicación, parece que corresponden a personas respetadas dentro de la pirámide socioeconómica de la localidad, llamada entonces Val Sardiella.

La ermita de la Virgen del Pedernal es otro de puntos más destacables del patrimonio de Basardilla. Se encuentra a los pies de la Sierra, en el Cerro del Guijo y, desde ella se pueden ver las ermitas de Nuestra Señora de la Sierra, en Collado Hermosos y la ermita de Veladíez, en Espirdo. Estas tres ermitas son conocidas como “Las Tres Hermanas”. Además, en la localidad existe un potro de herrar y una fragua (que ya no está en funcionamiento) y con el paso del tiempo se ha convertido en un local municipal.

Basardilla, su entorno Esta localidad se ubica en una zona de gran valor natural. Parte de su término municipal está incluido en el Parque Nacional de las Cumbres de la Sierra de Guadarrama (creado en el año 2012 por el Consejo de la Red de Parques Nacionales) y otra parte que pertenece al Parque Natural Sierra de Guadarrama (que cierra por el sur la provincia de Segovia y se prolonga a la provincia de Ávila formando parte del Sistema Central que divide la meseta central de la península ibérica).

Basardilla también es zona especial de protección de aves y forma parte del Plan de Recuperación del Águila Imperial Ibérica.

En el término se encuentra una laguna junto al Cerro del Guijo, un espacio cercano a la ermita de la Virgen del Pedernal, que actualmente está en proceso de recuperación.

En el entorno de Basardilla se encuentra también, la Cañada de la Vera de la Sierra, continuación de la Cañada Real Soriana Occidental, que recorre la falda de la Sierra, desde El Espinar a Riaza.

Fiestas El calendario de fiestas de la localidad comienza con la fiesta de Santa Águeda, en febrero; continúa con San Isidro, en mayo; la romería de la Virgen del Pedernal, el sábado anterior al domingo de Pentecostés y San Bartolomé, el 24 de agosto.

La romería a la Virgen del Pedernal es uno de los momentos más especiales en el calendario de los vecinos de Basardilla. Unos días antes de la romería, se traslada a la Virgen desde la ermita a la iglesia del pueblo y se reza un novenario. Cuando llega el sábado de la fiesta, se realiza una procesión, se bailan unas jotas y, devuelven la imagen a la ermita. La jornada continúa con una misa, una comida para todo el que quiera unirse (normalmente una paella), un concierto en el interior de la ermita, una procesión por la pradera y la cofradía ofrece bollos y vino dulce.

Basardilla hoy El alcalde de este pequeño pueblo segoviano, José Francisco González Nicolás (PSOE) desde 2015, nos cuenta que en Basardilla, población que acoge a un importante número de vecinos jóvenes que durante el día trabajan y estudian en Segovia o La Granja, se ha ido convirtiendo en una “población dormitorio”.

En el capítulo de obras que el Ayuntamiento pretende realizar a lo largo del año, el alcalde comienza lamentándose de la falta de Planes Provinciales en la Diputación Provincial, porque esta situación, que se prolonga desde hace unos 6-7 años, cuando a causa de la crisis “no debía haber de dónde tirar y, arramplaron con esto” añadiendo que “a los pueblos pequeños, nos perjudica mucho”. En el caso de Basardilla, González Nicolás, tenía la intención de arreglar una calle “que es de roca y va a ser necesario picar, lo que hace que la obra sea cara” y añade que, sin ayuda, este pequeño municipio no tiene “capital”.

Lo que si abordarán en los próximos meses es poner una nueva cubierta al Ayuntamiento, obra para la que la Diputación les ha concedido una subvención y, otros pequeños arreglos, repartidos por el pueblo, subvencionados por el Parque Natural y el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama.

Donde dormir y comer en basardilla En Basardilla ha habido siempre una casa rural, “Casa Mada” que ahora está en obras pero que pronto volverá a estar al servicio de quienes quieran disfrutar de esta zona de la provincia.

También existe un bar que está ubicado en un local municipal. Dentro de muy pocas fechas, será adjudicado de nuevo por el Ayuntamiento (tienen previsto abrir las plicas y propuestas en estos días) y podrá abrir sus puertas de nuevo.

Para comer en Basardilla, encontramos un establecimiento con solera, “El Rincón de Belén”, especializado en asados, parrilladas, carnes rojas y postres caseros. En El Rincón de Belén, es recomendable encargar los asados, parrilladas y los platos especiales que allí se preparan.

BASARDILLA EN POCAS PALABRAS

Distancia:
14 Km a Segovia

Población:
146 en 2017

Alcalde:
Jose Francisco González Nicolás (PSOE)

Patrimonio:
— Iglesia parroquial de San Bartolomé.
— Necrópolis de Basardilla
— Ermita de la Virgen del Pedernal. Una de ‘Las Tres Hermanas’
— Potro de herrar
— Fragua

Entorno:
—Parque Nacional de las Cumbres de la Sierra de Guadarrama
—Parque natural Sierra de Guadarrama
—Laguna junto al Cerro del Guijo.
—Cañada de la Vera de la Sierra.

Fiestas:
— Santa Águeda, febrero
— San Isidro, mayo
—Romería de la Virgen del Pedernal, sábado anterior al domingo de Pentecostés
—San Bartolomé, agosto

Dónde comer:
— ‘El Rincón de Belén’, asados, parrilladas, rabo de toro…

RECETA

Belén Martín Serrano, quien hace 5 años abrió la puerta de “El Rincón de Belén” ha sido la encargada de darnos su receta de uno de los platos más tradicionales y sabrosos: El Rabo de Toro.

Belén que llegó a Basardilla cuando su marido, constructor de profesión, realizó una obra en el pueblo y decidieron quedarse a vivir allí, dio sus primeros pasos en este mundo de la gastronomía preparando recetas como esta, muy solicitada durante los meses fríos. En cambio ahora, con el calor, nos comenta la cocinera que sus clientes prefieren tomar arroz con bogavante.

Ingredientes Rabo de ternera, cebolla, zanahoria, pimiento rojo, ajo, tomate, puerro, hojas de laurel, tomillo, vino tinto, sal, pimienta negra, harina de maíz y aceite de oliva.

Modo de Prepararlo: Para empezar, se pasan los trozos de rabo de ternera por harina de maíz, para que también lo puedan tomar los celiacos, y se doran en una cazuela con aceite de oliva y después se reservan.

En el mismo aceite se sofríen las verduras, añadimos las hojas de laurel, el tomillo, los tomates, el vino tinto y la carne. El conjunto se pone en una olla y se deja cocer, a fuego muy lento, durante 4 horas. Pasado este tiempo, se retira de nuevo la carne, se pasa la salsa por la batidora y por el chino. Se une de nuevo todo en la cazuela y, está preparado.