13_1-barco-papel
Las primeras labores consistieron en la instalación de raíles metálicos para arrastrar la embarcación hasta el exterior. / F. D.
Publicidad

Tras más de un año de trabajos, ayer salió a la calle el mayor barco que se ha construido en la provincia de Segovia. Se trata de un catamarán de 26 metros de eslora y 7,5 de manga, preparado para el transporte de viajeros con 250 plazas a bordo.

Construido por las empresas segovianas Moggaro Aluminium y Calderería De Pablos, el nuevo barco vio la luz ayer, tras numerosos preparativos que movilizaron a profesionales de distintas ramas. Además de tener que cortar temporalmente parte de una calle del polígono industrial Nicomedes García, hubo que desmontar parte de la fachada de la industria, retirar el cableado eléctrico público, o utilizar una grúa de gran tonelaje. Además fue preciso fabricar unos raíles sobre los que desplazar el barco, antes de colocarle en una gran góndola que le transportará hasta Valencia.

Los profesionales requrieron todo el día de ayer y parte de esta madrugada para esta operación. Atrás quedan otros trabajos de construcción del casco que se han prolongado más de doce meses.

Este nuevo ferry, el más grande construido hasta la fecha en los astilleros valverdanos, permanecerá en Valencia un mes hasta que le sean ensamblados algunos elementos que quedan pendientes para que quede completado.

Hasta el momento son ya más de 200 los barcos que han salido de la factoría segoviana Calderería de Pablos, y diseñados por Moggaro Aluminium.
Ambas compañías, especializadas ya en la construcción de embarcaciones de aluminio, apuestan por este material porque, a diferencia de la fibra de vidrio o la madera, hace más ligeras a las embarcaciones, y evita que se rompa el casco en caso de choques.

Compartir