esgrafiado finde web
Esgrafiado del Castillo de Cuéllar en la tapia del ‘Alto de los Palacios’./ chantal núñez
Publicidad

De una pared insulsa y lisa al Castillo de Cuéllar y unos motivos mudéjares ha pasado el rincón del ‘Alto de los Palacios’ en la villa cuellarana. Tras los trabajos de esgrafiado realizados por Pablo Arévalo y un amplio equipo, en la tapia puede distinguirse ya el monumento emblemático por excelencia de la localidad. El Castillo, su silueta en tonos ocre, ocupa un espacio de más de seis metros de ancho, y cumple un objetivo fundamental: embellecer esta zona del casco urbano tan admirada en sus alrededores. Igualmente, las murallas de Cuéllar, otro motivo, están esgrafiadas al lado, dejando esta como una parte totalmente renovada junto a los recursos turísticos más importantes de Cuéllar.

Durante todo el fin de semana, profesores y alumnos de la Escuela de Arte de la Casa de los Picos han trabajado, incluso de noche, para dejar este motivo terminado, a falta de continuar con los siguientes. El andamiaje y la estructura permanecerán instalados hasta que finalice todo el proceso, que continuará en dos semanas y durante otras dos más, según comentó Arévalo.