ld
Paco Ureña y Luis David salen en hombros de la plaza de Cantalejo. / PRENSA LUIS DAVID
Publicidad

Arrollador paso de Luis David por la feria taurina de Cantalejo. La disposición y entrega del mexicano le llevaron a cortar dos orejas y un rabo con la suerte suprema de recibir como altavoz de su obra a un toro con clase y movilidad de Sánchez Arjona, premiado con la vuelta al ruedo. Otras dos paseó del primero de su lote para salir por la Puerta Grande junto a Paco Ureña, con una y una, destacando su juego al natural. Álvaro Lorenzo se llevó un apéndice en una irregular tarde. La corrida de la divisa salmantina estuvo bien presentada, de armónicas hechuras, y resultó manejable en líneas generales. El coso briquero copó casi la mitad de su localidad y guardó un minuto de silencio en memoria del capellán de Las Ventas y la Santa María de Bogota, Mariano de Frías Tomero, con raíces briqueras.

Abrió plaza un negro ensillado, con morrillo, entipado y enseñando las puntas. Poco se lució al toro en los primeros. Ureña comenzó la faena de muleta con la pierna genuflexa en el tercio y en los pases por alto que planteó el el ejemplar echó la cara arriba. Fue al natural y bajándole la mano en el tramo final del muletazo cuando el de Lorca, de uno en uno, sacó los mejores pasajes con un animal que se entregó en la embestida, metiendo la cara con clase. Sin embargo, la falta de recorrido del astado hizo que a la faena le faltara transmisión y no terminó de calar con eco en la concurrencia. Remató de una eficaz estocada y cortó la primera oreja de la tarde.

Brocho, más suelto de carnes, pero en la línea de sus hermanos fue el cuarto que, tras una salida insulsa, recibió puyazo y medio. Faena compuesta y firme de Ureña a un toro con fondo, al que entendió por ambos pitones a base de muletazos de trazo largo y buen perfil. Espadazo a la segunda para colgarse otro apéndice y asegurarse el triunfo.

El primero del lote de Lorenzo se astilló la cornamenta de salida al arremeter contra el burladero. Los dos primeros tercios carecieron de lucidez, en una lidia en la que el aire y los enganchones condicionaron su transcurso. Las posibilidades del burel y la puesta en escena del toledano no llegaron a converger y, tras un primer intento a espadas, cobró media estocada, tendida y trasera; siendo ovacionada su labor.

Con más fuelle, algo bizco del pitón derecho, salió el negro quinto. Se intentó estirar a la verónica Lorenzo, aunque el público briquero se quedó con ganas de ver el temple capotero que atesora. Con la muleta, al pulsearlo por abajo, el animal rápido volvió la cara y el manchego instrumentó una serie de tandas finalizadas casi siempre por alto. En cuanto el ejemplar fue viniéndose a menos, pero manteniendo su recorrido, el torero logró sacar naturales de enjundia y personalidad. Mató de media tendida, agarrada, y un golpe de verduguillo para cortar una oreja.

Bajo fue el castaño con el que se llegó al ecuador, que se fue a por el caballo que guardó la puerta, en un puyazo en el que el toro metió los riñones. Quite por chicuelinas, rubricado con una revolera, de Luis David como prólogo a una meritoria lidia en banderillas ofrecida por Roberto Martín ‘Jarocho’ a la brega y Miguel Martín a los palos. La entrega del toro se vio propulsada cuando el de Aguascalientes le dejó la muleta puesta en la cara y tiró de la embestida, consiguiendo ligar un par de tandas de trascendencia. Cerró por manoletinas y concluyó de una estocada caída al lado contrario para pasear dos trofeos.

El negro que cerró plaza fue un toro de manos bajas, bien proporcionado, al que el mediano de los Adame saludó a la verónica para abrochar el inicio con una media. Variado quite del mexicano al igual que en su inicio con la muleta. Combinó arruzinas con pases de las flores y rápido se metió al respetable en el bolsillo. Cómodo a la par que dispuesto toreó en línea, aprovechando la inercia, clase y la acometividad del animal por ambos lados, y en las cortas distancias con circulares invertidos. Mató a recibir y cobró un volapié en toda la yema. Dos orejas y rabo y vuelta al ruedo al buen sexto.

Ficha

Plaza de toros de Cantalejo. Segunda de la feria taurina de la Virgen de la Asunción. Menos de media entrada. Toros de Sánchez Arjona, bien presentados, armónicos y manejables en líneas generales; el enclasado 6º, premiado con la vuelta al ruedo.
Paco Ureña, oreja y oreja.
Álvaro Lorenzo, ovación y oreja tras aviso.
Luis David, dos orejas y dos orejas y rabo.
Incidencias: se guardó un minuto de silencio en memoria de Mariano de Frías Tomero, capellán de Las Ventas y la Santa María de Bogotá.