Unas veinte personas se dieron cita el viernes en torno a las ‘Tertulias en el Paraíso’ en la Posada de los Embajadores.
Unas veinte personas se dieron cita el viernes en torno a las ‘Tertulias en el Paraíso’ en la Posada de los Embajadores. / E.A.
Publicidad

Este fin de semana han arrancado las ‘Tertulias en el Paraíso’, una iniciativa creada por el cronista oficial del Real Sitio de San Ildefonso, Eduardo Juárez y propiciada a través de su muro de la red social Facebook.

Y es que, Juárez utiliza su muro, como historiador que es, para apuntar, corregir o contar datos históricos. En él, muchos de sus amigos y seguidores opinan y tienen distintos puntos de vista. Por ello a Juárez se le ocurrió traspasar la pantalla del ordenador y llevar a cabo esas tertulias cibernéticas cara a cara con sus interlocutores.

“Con el franquismo, luego con el tema del Valle de los Caídos… Sobre todo con confusiones que tiene la gente sobre el fascismo, las ideas políticas de los últimos años en España y en Europa”, apunta Juárez, surgió la idea. “Uno de ellos”, continúa explicando el cronista, “dijo que por qué no nos reuníamos todos un día y nos tomábamos un día y hablamos de ello”. Algo que alertó a Juárez de que, hacerlo de manera periódica, podría ser una buena idea.

“En Facebook la gente tiende a mantener un diálogo que en realidad sólo es un ‘zasca’ y un ‘contrazasca’”, explica Juárez, quien detalla que “tú pones algo y siempre sale gente a decirte que eres un ignorante y te atacan”. “Así lo que se pierde”, lamenta “es la capacidad de diálogo, de conversar pero, sobre todo, la capacidad de escucharnos los unos a los otros”.

Entorno abierto

“En lugar de escribirnos por Facebook en base a texto escrito, poder reunirnos en La Granja, en un bar y echar una parrafada, en un entorno muy abierto y liberal” les pareció a todos una buena idea. De hecho, fueron más de 40 las personas que aseguraron que acudirían a la cita, aunque sólo la mitad de ellos lo hizo finalmente.

“El otro día estábamos hablando del franquismo y conceptos relacionados”, recuerda el cronista, “y algunas personas empezaron a contestar que su los comunistas hacían tal o cual cosa”. “Tú hablas del franquismo y otro, que es conservador, te salta con temas del comunismo y no tiene nada que ver, no estamos hablando de eso”, explica Juárez.

“¿Por qué tiene una persona de derechas que defender el franquismo?”, se pregunta, “una persona así puede ser católico, conservador, anticomunista, odiar los nacionalismos… Pero eso no quiere decir que seas franquista”, detalla Juárez, “no tienes por qué defender el franquismo no gustándote o no aceptando o respetando otros puntos de vista”.

“Entonces por eso pensamos alguno que deberíamos hablar de esos temas con dos dedos de frente”, asegura el historiador “hacer una tertulia, o varias sobre ello”.

“En este entorno todas las opiniones son aceptadas y todo el mundo está equivocado y todo el mundo sabe. Nos escuchamos, básicamente”, puntualiza el historiador, “y que la gente de sus ideas, y pregunte, es lo que se pretende”. Bajo la moderación básica de Eduardo Juárez. “Así es como se aprende, bajo el respeto”, apostilla.

Periodicidad

La Posada de los Embajadores fue elegido para este primer encuentro, donde hablaron y debatieron sobre el impacto del franquismo en la España actual, pero, a la vez, “mil cosas más”. “Todos los que estuvieron, participaron”, asegura el cronista “y fue fantástico”. “Todos quedaron contentísimos y no hubo enfrentamientos”, dice orgulloso Juárez al tiempo que reconoce, al tiempo que se muestra esperanzado de que “en la siguiente tertulia —que será el 19 o 20 de octubre— haré más hincapié en publicitarla para que venga mucha más gente.
Estos encuentros tendrán lugar probablemente los viernes o sábados —cuando no haya fútbol ni nada que pueda perjudicar la iniciativa—, cada día en un bar distinto, para fomentar su uso y dejar dinero en los negocios locales de La Granja.

En la próxima tertulia, ya adelantó el moderador de estas ‘Tertulias en el Paraíso’ hablarán de la mujer, de su visibilidad en la sociedad actual. “Intentaré convocar a todas las mujeres que puedan venir” o, incluso, adelanta Juárez “intentaré traer a alguna colega de la Universidad —donde también da clases—.

A el historiador siempre “le ha encantado” la tertulia de los martes que hacía Paco Otero en Segovia, en la que traían a un escritor una vez al mes y hablaban con él. “Yo pretendo hacer algo así”, zanjó.