Marisa Alonso frente a su mural en una de las salas de la Biblioteca Pública de Segovia.
Marisa Alonso frente a su mural en una de las salas de la Biblioteca Pública de Segovia. / E. A.
Publicidad

Los alumnos del CEIP La Pradera de Valsaín conocen bien a Marisa Alonso, ya que recientemente pasó la tarde con ellos, jugando y aprendiendo gracias a su libro ‘Fantasía en Poesía’, una edición que, tras su éxito en España, ya se encuentra en librerías y colegios de Chile, Ecuador o México.

Marisa Alonso trabaja en el Archivo general militar y tal vez por esa razón, “por estar en un castillo de cuento”, reconoce ella misma, ha empezado a desarrollar esta vocación tardía e imparable, en la que empezó sus ‘pinitos’ en este arte ganando dos veces el ‘Concurso de poesía de Valsaín’ con sus textos ‘El Caballo’ y ‘Entre pinos’, que fueron publicados en la revista Crónicas Gabarreras. Y también ha escrito cuentos de La Granja.

“Tanto yo como los libreros estamos muy contentos con el éxito que está teniendo el libro”, reconoce la autora, que también desvela que ha firmado “un contrato con la editorial Trillas de México, que es una de las más importantes del país para hacer otro cuento de fantasmas, ‘La familia cucusillas’”.

Tablas y trucos

El éxito de sus creaciones radica en que los niños aprenden apenas sin darse cuenta, de una manera divertida y natural.

Y es que, Alonso realizó una tabla básica e ortografía rimada para niños que ha sido compartida en internet más de 80.000 veces. Por ejemplo, detalla la escritora, he escrito ‘El guardián de la H’, para que se les vaya quedando, de manera sencilla, dónde hay que usarla”.

Otros ejemplos de sus creaciones son sus poemas didácticos. ‘El acento travieso’, que contiene palabras ejemplarizantes como ‘médico’, ‘medico’ o ‘medicó’, o ‘La coma’, donde explica las diferencias de cambiarla de sitio, como ‘no quiero más comida’ o ‘no, quiero más comida’, o ‘El rap del corderito’, para que los niños pierdan el miedo a hablar en público.

Pero Marisa también escribe sobre otros temas, como el cuento ‘El chivato de clase’, para atajar el bullying, ‘El león y el gusano’, para hablar de los animales vertebrados e invertebrados, o ‘El Jardinero bondadoso’, para reflexionar y aprender de las personas ancianas.

Marisa Alonso realizó también, de manera conjunta con Elisabeth Aguillón, un mural que está ubicado en una de las salas de la Biblioteca pública de Segovia.
De Alonso es el texto del mural y de Aguillón las ilustraciones de ‘El cuento es mi amigo’. Su próximo libro, ya que trabajan también bajo encargo, lo realizarán, de nuevo, manera conjunta.