Andrés Catalina es el actual alcalde de la localidad y candidato de nuevo a la Alcaldía por 'Villa de Coca'. / David Rubio
Publicidad

Andrés Catalina es un vecino de Coca, casado en el municipio con una caucense. Ha trabajado 25 años como contable en una empresa de la localidad y desde hace tres años se dedica a la docencia y a la hostelería en un negocio que regenta con su mujer y sus hijos. De ideas progresistas, fue concejal durante los años 2011-2015 y alcalde desde 2015. Nunca ha estado afiliado a ningún partido y ahora se vuelve a presentar con una candidatura independiente como hizo en 2015.

—¿Por qué son importantes estas elecciones municipales?
—Todas las elecciones son importantes, pero estas para mí y mis compañeros son especialmente importantes, porque tengo y tenemos la sensación de que esta legislatura se ha quedado corta y Coca necesita más años de gestión como la realizada de 2015 a 2019. A los vecinos de Coca les pueden venir dadas desde fuera cosas como el interés de su hipoteca, el precio de la electricidad, etc., pero que su farola luzca todas las noches, que se les recoja la basura de forma eficiente, que tengan un consultorio médico digno, una depuradora eficaz, un colegio, un instituto y una guardería modélicos, un programa cultural ejemplar, eso se lo tiene que proporcionar el municipio y por eso creo que son muy importantes estas elecciones municipales y elegir a las personas que trabajarán para que todo esto sea posible.

—A día de hoy, ¿Qué tipo de gobierno necesita, a su parecer, este municipio?
—Sinceramente creo que necesita un gobierno como el que se ha ejercido estos cuatro años, en el que se han conseguido notables avances tanto en los servicios básicos del Ayuntamiento, como en turismo, cultura, festejos, guardería, colegio, etc. Me gustaría que Coca siguiera viviendo años de tranquilidad, sin crispaciones políticas a las que estábamos acostumbrados en épocas pasadas, y que este clima social y el modelo de gestión que proponemos, sirva como punto de partida para iniciar ‘El futuro que queremos’. En mi candidatura hay economistas, gerentes de empresas, comerciales, empleados, autónomos, funcionarios, con una media de edad y una distribución de edad perfecta para conocer todos los problemas de un pueblo, no solo los de los jóvenes o mayores.

—¿Por qué piensa que un caucense debe votarle a usted y no a otros candidatos?
—Porque los caucenses que viven en Coca y están empadronados en Coca, lo están porque les interesa su pueblo, y creo que en estos cuatro años todos estos vecinos que tienen amor por su pueblo, han visto, sentido y vivido un cambio radical en la forma de gobernar y gestionar el dinero de todos, en el talante, la tranquilidad, etc. Los integrantes de mi agrupación, conmigo a la cabeza, solo tenemos un objetivo, Coca, después Coca y después Coca, nuestro interés se centra en Coca, la Provincia, la Comunidad Autónoma o el Estado les gestionan otros, nosotros nos centraremos en Coca, Ciruelos y Villagonzalo y eso creo que los vecinos de Coca lo deben valorar muy seriamente porque su futuro está aquí y nuestros esfuerzos se van a quedar aquí y no se van a ir a otras partes que la experiencia nos demuestra inútiles para Coca. Además, creo que la experiencia es un grado y no podemos encomendar el futuro de Coca a personas con nula experiencia o demasiado jóvenes o demasiado inexpertos, no es el momento, te lo aseguro.

—¿Cuál es el principal punto de su programa?

—A esta pregunta, cualquier candidato nuevo que no conozca la problemática del pueblo, ni haya sido alcalde, seguro que te contesta con los numerosos tópicos al uso y te hace un esquema de su programa político, o te dice que arreglará el castillo y solucionará el problema de la torre de San Nicolás. En Coca en estos cuatro años precedentes en los que he tenido el honor de ser el alcalde, se han solucionado todas o casi todas las deficiencias que nos encontramos en los servicios básicos del Ayuntamiento, infraestructuras, obras, calles, aceras, etc. ya que la situación del pueblo era penosa y solo nos ha dado tiempo a poner las bases en las que se debe asentar la gestión de los años venideros. Si somos capaces de hacer esto, recuperaremos actividad, riqueza y eso nos llevará a fijar población y a asegurar el futuro de nuestro pueblo, como principal punto de mi programa ‘El futuro que queremos’, pero os aseguro que nadie nos va a regalar nada.

—¿Considera que a los caucenses les agrada el programa de Villa de Coca?

—No lo sé, a fecha de hoy no lo hemos publicitado, pero creo que el programa de hace cuatro años les gustó y la gestión realizada en este tiempo más aún, por ello y viendo como estaba Coca y como está ahora, imagino que les gustará lo que les vamos a proponer. Es un paso adelante, como ya te he dicho, una vez solucionados los problemas de los servicios básicos que nos han tenido ocupados casi toda la legislatura, ahora sobre esta base fuerte debemos iniciar el despegue que no hemos podido hacer en estos cuatro años anteriores.

—¿Cuál será la primera actuación en su municipio si gana?
—Seguir trabajando, con la misma intensidad y la misma dedicación, señalar una actuación concreta lleva a hacer demagogia que no he hecho nunca, podría decir en estas líneas lo que quieren oír los vecinos de Coca, pero no lo voy a hacer al igual que en el programa no he puesto nada que no pueda cumplir, y si hay algo que no se pudiera cumplir en estos próximos cuatro años será por causas ajenas a nuestra voluntad, como ya nos ha pasado, pero no por falta de trabajo y dedicación.

—¿Le gustaría mandar algún mensaje a los caucenses?
—Mi mensaje es el que llevo repitiendo mucho tiempo, asentemos las bases del futuro de Coca para nuestros hijos y nietos, no desperdiciemos esfuerzos inútiles en proyectos faraónicos a la postre absurdos, no prometamos lo que no podamos cumplir, potenciemos el turismo como se ha hecho estos cuatro años, apoyemos a nuestros resineros como he hecho estos cuatro años, desarrollemos el polígono industrial que me encontré sin plan de actuación ni de urbanización y cuando tengamos esto hecho, ya podremos pensar en el futuro con unas bases fuertes. Que ningún vecino de Coca piense que le van a regalar nada las administraciones provinciales, regionales o nacionales, nos darán lo que nos corresponda. Prometerán arreglar el castillo, la torre de San Nicolás, etc. ,esas promesas se quedan en nada en el 90 por ciento de los casos, como ha pasado años atrás en los que ‘algunos’ alardeaban de que iban a conseguir cosas extraordinarias de las administraciones y a la vista está que no lo han hecho.

—Para finalizar, ¿querría añadir alguna cosa más?
—Claro que sí, podría decir muchas pero esta entrevista no da para tanto, solo decir a mis vecinos que echen la vista atrás y piensen en cómo estaban los servicios básicos del Ayuntamiento cuando yo tomé posesión en 2015 y como están ahora, solo después de cuatro años, agua, basura, alumbrado, guardería, salón y anexo de los jubilados, jardines, señalización turística, depuradora, camping, deporte social, piscina municipal y un largo etc. y cuando lo piensen que decidan lo que más les interesa. Si creen en mí y en mis 10 compañeros que se han embarcado en esta aventura, no les defraudaremos, como creemos no lo hemos hecho nunca.