Alfonsa de la Torre y la poesía de la posguerra

El catedrático José Luis Molina se desplazó hasta la villa para presentar su publicación sobre la poeta cuellarana, acompañado de Isabel Paraíso y la concejala de Cultura.

8

El centenario del nacimiento de Alfonsa de la Torre va llegando a su recta final, pero aún le quedan varias actividades de gran interés artístico y cultural. Una de las más relevantes en esta celebración fue la presentación de la publicación de José Luis Molina ‘Alfonsa de la Torre (1915-1993) en la poesía de la primera posguerra’. La concejala de cultura, María del Carmen Gómez, agradeció desde el primer instante la dedicación y el esfuerzo del autor, que además recorrió más de 600 kilómetros para estar en Cuéllar, a quien le acompañó parte de su familia. “Conocer a Alfonsa es aprender a apreciarla”, señaló la concejala en referencia a su trabajo de recopilación e investigación sobre la autora, compartido con José Luis Molina.

A este acto también acudió Isabel Paraíso, catedrática de la Universidad de Valladolid con varios premios y publicaciones a su nombre. Ella fue la encargada de comentar la obra que se presentó, antes de que su propio autor lo hiciera. De Alfonsa de la Torre destacó su notable personalidad, quizá algo excéntrica, su originalidad y la “armonía de su amado Cuéllar”, conceptos que ha deducido de su lectura. Las poesías de Alfonsa, a su juicio, son perfectas desde el punto de vista métrico, situadas en el garcilasismo, una de las corrientes más estéticas. “Su obra rezuma cultura”, añadió. En cuanto a la publicación de su compañero Molina, se refirió a ella como una obra básica para conocer la de Alfonsa de la Torre, y que será imprescindible en un futuro. “José Luis Molina, al ser un gran poeta, ha comprendido muy bien la poesía de Alfonsa de la Torre a pesar de la dificultad y hermetismo de la obra de la poeta”, señaló Paraíso.

Por su parte, el autor de la publicación que ocupó el acto, comenzó agradeciendo también a todos los asistentes y al Ayuntamiento de Cuéllar la gran oportunidad brindada. Se declaró, a lo largo de toda su intervención, admirador de ‘Égloga’, la famosa obra de la poeta; invitó a la lectura de esta para conocer el porqué de su publicación. “Leer poesía es buscarse uno mismo en el poeta y encontrar que la naturaleza humana es la misma para todos”, citó. Además del plano técnico de la poesía de Alfonsa, destacó las influencias más importantes que esta tuvo a lo largo de su vida, como la de Carmen Conde o Josefina Romo, a las que calificó, junto a otras, de “círculo de poetas exclusivas”. “En la poesía de Alfonsa hay una dignidad que para sí hubieran querido muchos poetas de la época”, señaló Molina, quien se declaró, tras estudiar su poesía, “seguidor entusiasta de la poeta”. En este sentido aclaró que muchos poetas de su tiempo tuvieron más fama que Alfonsa, a pesar de tener una menor calidad literaria. En el plano personal recordó su retiro y alejamiento voluntario para vivir en Cuéllar, lo que la apartó de los círculos más relevantes de autores y la llevó a una introspección reflejada en sus versos. “Vivió como quiso y llevó sus decisiones hasta el final, tuvo ese valor”, manifestó Molina.

A la finalización del acto se hizo entrega de un ejemplar de la publicación a todos los asistentes, que se interesaron por la vida de la gran poeta cuellarana que ocupa el ámbito cultural de la villa durante todo este mes de abril.

Como parte del aniversario también tuvo lugar el espectáculo ‘Párrafos’, de José Merino y Pepa Sanz, que combinó danza y poesía en honor a la figura local. Los actos se suceden y, con motivo del Día del Libro, se volverán a liberar otros 100 libros por las calles de la villa. La buena acogida de la primera anima a la Concejalía de Cultura a repetir la experiencia. Aún quedan varias actividades sobre Alfonsa de la Torre que mantendrán vivo el centenario y su atemporal obra.