Ermita de Nuestra Señora del Pinarejo. / Jose Antonio Santos
Publicidad

A 43 km de Segovia y ubicada en Tierras de Santa María la Real de Nieva, se encuentra la localidad de Aldeanueva del Codonal que, en el siglo XIII era conocida como Aldeanueua del Codornar, en referencia al suelo lleno de cantos rodados, también llamados “codones” de donde los trilleros sacaban las “lascas” que se hincaban en los trillos para que pudieran realizar su función.

Sus 111 habitantes se dedican, principalmente, a las labores del campo, agricultura y ganadería, vides y bodegas y, a una fábrica de madera.

Patrimonio

Uno de los principales ejemplos de su patrimonio arquitectónico es la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción. Un edificio barroco, construido con ladrillos, paños de cal y canto y tejas árabes. La edificación se realizó en el siglo XVIII y en ella destaca el pórtico y el campanario, que tiene dos campanas.

Junto al campanario, se encuentra un depósito de agua que compite con él en altura y despierta sentimientos encontrados… Por un lado, tiene defensores, que consideran que su singularidad hace que el pueblo sea más conocido y quienes creen que el depósito afea la imagen de la iglesia del pueblo. Este depósito del agua fue uno de los primeros que se levantaron en España hace más de 65 años y, sirvió de modelo para otros muchos que se construyeron a lo largo y ancho del país. Entre los vecinos, no faltan quienes piensan que esta construcción merece ser catalogada y protegida.

En el interior de la iglesia, se observa una cúpula semicircular con los Evangelistas y cinco retablos dedicados a Nuestra Señora del Rosario, al Cristo Crucificado, a San Luis Gonzaga, a San José y a Nuestra Señora de la Asunción.

A unos tres kilómetros del municipio, en el lugar que se cruzan la Cañada Real Leonesa Oriental y la carretera de Segovia a Arévalo, donde se inicia el cordel denominado Camino del Moro, junto al río Voltoya, y próximo a un manantial conocido como Fuente de la Virgen, se encuentra otro ejemplo fundamental: La ermita de Nuestra Señora del Pinarejo.

Este no es el edificio original pues anteriormente existió otro, conocido como “ermita del Pinarexo” o “Pinarexo” que mantenía, frente a su puerta, una cruz de piedra que hoy también se conserva y, en cuyo pedestal se puede leer la fecha de 1566. La ermita que hoy vemos, la más grande de Segovia, que ha sido restaurada y declarada Monumento Histórico Protegido, es el resultado de muchas rehabilitaciones y reformas. En el siglo XVII, se realizó una de ellas en la que desmanteló la cabecera mientras quedó en pie el resto del edificio. En el primer tercio del siglo XVIII, se demolió el resto de la nave, construyéndose la ermita posteriormente, tal y como la conocemos hoy. En el 1800 se completó, a petición de los cofrades, con una edificación adosada que recoge la “sala de los hermanos” y la “vivienda del santero”.

El conjunto de esta ermita, aunque se realizó en diferentes fases, responde a un criterio unitario, con un trazado de planta que se organiza mediante el empleo de una geometría sencilla, basada en el cuadrado y en el círculo, tan del gusto barroco. El templo está bien iluminado y cuenta con excelentes condiciones acústicas y visuales.

El edificio está construido con ladrillo y calicanto, aprovechando los cantos rodados del río próximo. El pavimento del templo se realizó también en ladrillo y aún se conservan restos en la sacristía y en el coro.

En cuanto al retablo de la ermita, fue realizado por Juan de Ferreras, maestro mayor del Alcázar. Este retablo es barroco y, el camarín de la Virgen se encuentra en el cuerpo central mientras que, en los laterales, se muestran dos lienzos con las imágenes de San Nicolás de Bari y San Frutos, patrón de Segovia.

La Virgen es una “imagen de vestir”, con la cabeza y las manos, talladas en madera policromada y, sostiene al niño con la mano izquierda mientras en la derecha porta una pieza que permite sujetar un ramo de flores. El pelo de la imagen es natural.

El Pino de la Virgen, situado junto a esta Ermita, es un árbol singular, de la especie “Pino Piñonero”. Este gran árbol tiene un tronco principal que se divide en dos troncos gruesos. Este Pino de, aproximadamente 200 años, se consagró a la Virgen tras la caída del puente cercano a la ermita, dificultando el acceso de las tropas francesas al pueblo… Este Pino Albar es el segundo más grande de España y, como tal está catalogado y protegido por Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León.

Y, para completar el repaso al patrimonio de la localidad, no podemos olvidar la importancia de su pinar resinero. Aldeanueva del Codonal es una típica localidad ubicada en Tierra de Pinares y como tal, posee una importante masa de pinos en su término municipal.

Fiestas

Las fiestas que, a lo largo del año se celebran en Aldeanueva del Codonal, siguiendo el calendario, comienzan con Santa Águeda, en el mes de febrero; San Isidro en el mes de mayo, la Virgen del Pinarejo, domingo siguiente a Pentecostés y, las fiestas de Nuestra Señora en el mes de agosto.

La fiesta más esperada es la romería de la Virgen de Pinarejos, que se celebra el domingo siguiente a Pentecostés. La víspera de la fiesta, se baja la imagen de la Virgen en procesión desde la iglesia de Aldeanueva del Codonal hasta la ermita. El día de la Virgen del Pinarejo se reza una misa y, a la salida los cofrades de ese año, ofrecen a los presentes limonada y pastas. Por la tarde se saca a la Virgen en procesión alrededor de la ermita y durante la misma, se baila y canta al ritmo de la dulzaina y el tamboril.

Pilar Arribas, alcaldesa de la localidad, nos cuenta que los actos que se celebran con motivo de la festividad de la Virgen de Pinarejos, de su romería, antes, las preparaban los cofrades pero, desde hace unos años, la localidad se ha dividido en nueve barrios y, cada año, es un barrio el que se encarga de la organización de esta fiesta: Vestir a la virgen, arreglar algún desperfecto en la ermita, construir una nueva carroza para la Virgen (aunque los vecinos del pueblo prefieren llevar a la imagen de la Virgen, sobre sus hombros).…

La alcaldesa también nos comenta que la despoblación es un hecho. La reducción de población se está notando, no solo por la reducción del número de habitantes que, hasta no hace tanto eran más de 120, también porque hay jóvenes que trabajan en las viñas pero viven en localidades como Nava de la Asunción o Arévalo.

Las principales actividades festivas coinciden con las fechas relacionadas con el verano y las vacaciones, que es cuando el pueblo cuenta con mayor población.

Vino Verdejo en Segovia

Una de la características más importantes de las viñas de Verdejo en los 17 municipios segovianos de la DO Rueda es que todavía se mantiene un porcentaje muy elevado de vides en vaso o pie franco, concretamente el 41% del total.

Aunque la uva de Segovia tiene un a calidad especial, la climatología influye de manera importante en esta uva Verdejo. Una primavera tardía, las heladas o las sequías, afectan mucho a los racimos de esta uva, en peso y tamaño.

Cuando se vendimia en las viñas de Segovia, se suele hacer por la noche para que la uva mantenga la temperatura adecuada y que no pierda ninguna de sus características.

Esta DO vitivinícola es la más antigua de Castilla y León. Se creó en el año 1980 y, en Aldeanueva del Codonal, existen dos Bodegas: Bodegas y viñedos Shaya y, bodegas y viñedos Codonal.

Iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción y depósito de agua. Y Vista general. / Jose Antonio Santos

Aldeanueva del Codonal hoy

En esta pequeña localidad de poco más de 100 habitantes, dedicada casi en exclusiva al cultivo de la vid para la producción de vino Verdejo en las Bodegas que allí se encuentran.

Su alcaldesa, desde 2015, Pilar Arribas Agüero (PP), ha revalidado su cargo en estas elecciones y seguirá al frente del Ayuntamiento. Arribas, al hablar de las pasadas elecciones, recuerda que, en esta ocasión, habrá representación de partido socialista en la corporación municipal pero, ella seguirá al frente del municipio.

Entre las obras que el Ayuntamiento está realizando en este momento nos encontramos, como en otros municipios de la provincia, que se conservaba la red de agua antigua, construida con materiales poco recomendables. Esta situación, también aquí, ha propiciado la necesidad del cambio de redes. Por otro lado, la alcaldesa cuenta que el sistema de iluminación pública que ha sido instalado en el pueblo cuenta con lámparas de bajo consumo pero, “todavía no se han instalado las lámparas de leds”. Eso sí, cuando hay que renovar alguna de las lámparas instaladas, se van cambiando a leds, poco a poco.

Pero, para la alcaldesa, entre los principales problemas que padece el pueblo, se encuentra la calidad del agua a causa de los nitratos. Pilar Arribas, recuerda que está previsto construir una planta depuradora especial para la eliminación de los nitratos.

Aldenueva del Codonal no cuenta con casas rurales ni restaurantes pero sí dos bares donde tomar un tentempié.

Pastoreo

Si el vino es una de las actividades principales, en esta población tan unida al vino Verdejo, el pastoreo es otra de esas actividades, cada vez más escasas, pero con “practicantes”, en la población.

Se llama Javier Berzal y ha dedicado una buena parte de su vida a las ovejas.

Con algunos nervios nos cuenta que es un mundo muy difícil. Comenzó a estar relacionado con el ganado junto a su padre. Fue haciéndose con más y más ovejas y… Pero ahora mismo “ni mano de obra, ni precio ni…pastos” El terreno está muy sulfatado, por todos los lados prohíben…

Berzal, nos cuenta que el consumo de cordero ha bajado mucho, y no es por culpa del consumidor, es culpa de la administración que ha permitido la entrada de corderos de fuera, de otros países y, nosotros no podemos competir con esos precios.

Cuando termine la actual generación, los pastores se acabarán, ya no quieren serlo ni los emigrantes.

Para terminar, Javier, con sobrada experiencia en este mundo, asegura que hoy es mucho más difícil enfrentarse a este mundo que hace años.

Receta y otras cosas

Nuestra protagonista es Valeriana Pascual, quien es toda una experta en la realización de bollería tradicional en su propio horno y, tanta es su fama que el presidente de la Diputación, la última vez que estuvo en el pueblo, los probó, y le gustaron mucho. Entre sus especialidades, Valeriana nos ha dado su receta de Bollos de Manteca.

Ingredientes: 3 kg de harina, 1 kg de manteca, 1 litro de aceite de girasol de calidad, ½ litro de vino blanco, algo menos de 1 kg de azúcar y, como a Valeriana no le gusta añadir el anís en grano, echa un vaso de vino (pequeño).

Modo de prepararlo: se van uniendo todos los ingredientes hasta que formen una pasta, y se hornean, dando la forma que se quiera. El horno eléctrico se pone a 200 grados y se ponen los bollos de manteca, durante 20 minutos, en la parte inferior del horno, para que crezcan en condiciones y, otros 20 minutos, en la parte superior del horno para que cojan color dorado. No necesitan levadura.

Aprovechando que contábamos con una mujer que prácticamente había pasado su vida en Aldeanueva del Codonal, preguntamos a Valeriana por las historias alrededor de la ermita de la Virgen de Pinarejos, en la cual, los vecinos del pueblo dicen que “pasan cosas” y contó que a su abuelo, una noche de gran tormenta, le pilló cerca de la ermita con el rebaño…

Su abuelo, viendo que la gran tormenta se le echaba encima, intentó llegar al pueblo pero, junto a la cuesta del Espino se dio cuenta de que no llegaría. Volvió a la ermita con la intención de refugiar al rebaño aprovechando la pared del templo pero, sin querer se apoyó en la puerta de la ermita y, esta se abrió de par en par. A la vista de lo ocurrido y, contando con la magnitud de la tormenta, metió a las ovejas en la ermita y, las ovejas se salvaron. Tan solo murieron dos porque se quedaron fuera y el pedrisco acabó con ellas….