Pilar Ares en la mesa de su despacho en el Ayuntamiento del municipio. / el adelantado
Publicidad

Santa María la Real de Nieva cuenta con una nueva alcaldesa. En su día fue concejala en el Ayuntamiento y tras mucha preparación y experiencia, se ha colocado a la cabeza de su municipio. Se compromete a ofrecer lo mejor de ella y a solucionar los problemas con el agua que arrastran hace años.

— ¿Podría hablar acerca de su trayectoria política?
— Entré en el Ayuntamiento de Santa María en el año 2011 por el equipo de Gobierno de Jaime Pérez, el alcalde actual hasta estas dos últimas legislaturas. Entré cuarta de las lista, estuve cuatro años trabajando de concejal. Venía todos los días porque estaba desempleada y ayudaba en lo que hacía falta. En la anterior legislatura iba segunda de la lista y fui la teniente alcalde de Jaime Pérez, Fui concejala de cultura, juventud, tiempo libre y de deportes. También he sustituido con frecuencia a Jaime porque al ser diputado provincial estaba muy ocupado. Hemos llevado el Ayuntamiento entre los dos, siempre él a la cabeza, que quede claro.

¿Cuál es su experiencia profesional?
— Tengo estudios medios, estudié hasta CO y luego hice un curso de 740 horas de Fondos Europeos de gestor de cobros y solvencias.

— ¿Tiene algún proyecto en mente? Si es así podría citar alguno de ellos.
— En principio queremos seguir desarrollando el proyecto más ambicioso que hemos llevado a cabo hasta ahora. Se trata de lograr la sustitución integral de la red de abastecimiento de agua de todo el municipio junto con Castilla y León. Es un expediente muy largo y complicado, estamos hablando de alrededor de 1 millón de euros. Tenemos muchas localidades (cada una con una carencia distinta) y muchos kilómetros de red. Continuar con la red de tramos de abastecimiento de agua y la pavimentación de calles y plazas.
Otro de los problemas que queremos solucionar a corto plazo porque llevamos ya cinco años, es el del agua, que no es apta para el consumo porque tiene exceso de nitratos y arsénico. Tenemos pedida al convenio de la sequía una ayuda para poner un sistema de filtrado en esa localidad.

¿Qué es lo que le motivó a presentarse a la Alcaldía? ¿Qué cree que puede ofrecer a sus vecinos?
— En primer lugar, todo lo que he trabajado con los empleados durante ocho años. El ambiente de trabajo es estupendo, me llevo muy bien con los empleados. Más que empleados son compañeros de trabajo. Aunque al principio entré porque necesitaban gente para el municipio, yo siempre he sido una persona muy comprometida. He formado parte del AMPA del colegio, en los consejos escolares…. Soy una persona activa y, socialmente hablando, me gusta colaborar. Empecé absolutamente de cero no sabía lo que era la gestión municipal ni por asomo, pero me ha gustado.
He adquirido experiencia durante estos casi diez años y eso te da un respaldo. En segundo lugar porque sigo de la mano con Jaime, mi número dos siempre va a ser él. Creo que hacemos un buen equipo y así quiero que siga siendo mientras esté en el cargo.

¿Cree que va a encontrarse con alguna complicación a la hora de resolver ciertos asuntos?
— Cuando llegamos nosotros al Ayuntamiento hace 8 años teníamos dos pueblos, (Baliza y Santovenia), con problemas de potabilidad de agua. En la primera legislatura con la nefasta economía del Ayuntamiento con más de un millón y medio de euros de deuda, y fuimos capaces, con ayuda de la Diputación pudimos potabilizar el agua de esas dos localidades y esto conllevó la contaminación de Ochando. También tenemos Hoyuelos, que aunque todavía los resultados de los análisis son positivos estamos muy al límite y creemos que se nos acabará contaminando. Es un tema bastante escabroso tanto en el municipio como en el resto de la zona.

¿Podría hablar sobre su equipo de Gobierno? ¿Qué nivel de decisión le va a permitir a sus concejales?
— Por lo general solemos hablarlo todo el equipo. Ahora mismo, Santa María ha bajado de nueve a siete concejales y del equipo de gobierno somos cinco, antes éramos seis y en la oposición hay dos. De esos cinco, los tres primeros somos; Jaime como teniente alcalde, María Jesús Palomares como segundo teniente alcalde y yo como alcaldesa. Somos los que más al día estamos, los que más estamos aquí a diario. Evidentemente siempre vamos a consultar las decisiones importantes pero nosotros tendremos mayor grado de responsabilidad. Podría decirse que somos el motor de esas decisiones de la gestión a seguir pero siempre teniendo en cuenta a todo el equipo de gobierno.

¿Teme no ser respetada debido a que es usted la segunda mujer que ocupa la Alcaldía en tantos años?
— Creo que todo lo contrario. Aunque es cierto que hacía 40 años que no había una mujer alcaldesa. La única razón es que siempre se han presentado hombres.