Alcaldes cautos, alcaldes inversores

Los regidores de algunos de los municipios segovianos más endeudados con los bancos y de los que no tienen ningún crédito pendiente defienden su postura sobre la financiación de obras y servicios con fondos externos

Unos defienden la cautela aplicada a la gestión económica y otros sostienen que lo importante es realizar los proyectos necesarios, aunque haya que recurrir a los bancos. Los alcaldes de Palazuelos y Cantalejo, los dos grandes ayuntamientos con mayor deuda bancaria de la provincia, y los regidores de dos de los consistorios que no tienen deuda viva alguna en estos momentos, Riaza y Navas de Oro, exponen sus puntos de vista sobre el endeudamiento de las corporaciones locales, que en el conjunto de la provincia supera los 50 millones de euros.

Palazuelos de Eresma, con unos 4.100 habitantes censados, es el municipio segoviano de más de mil habitantes con mayor deuda, 1.323 euros por persona. Su alcalde, Domingo Asenjo (IU), sostiene que “hablar del endeudamiento puede generar alarma, pero también se puede tener en cuenta el nivel de servicios y equipamientos que tenemos, y que la forma de acometer esa deuda está clara; es otro modo de verlo”.

Una postura similar es la que defiende José Antonio Sanz (PP), alcalde del segundo gran municipio segoviano más endeudado, con mil euros en créditos por habitante. Para Sanz, “en estos casos, hay dos fórmulas, o esperar a conseguir el dinero de los ingresos ordinarios o de otras administraciones, o bien mirar hacia delante y endeudarte, siempre que sea dentro de los límites que permite la ley”.

En esa primera opción, abordar un proyecto sólo cuándo se tiene dinero para ello, se posiciona el alcalde de Navas de Oro, Ladislao González (IU), cuyo ayuntamiento es uno de los pocos con más de mil habitantes (unos 1.500 en la actualidad) que no tienen ninguna deuda con los bancos. “Nosotros apostamos por ser austeros en la gestión, ver los ingresos y los gastos y no gastar más de lo que tenemos”, explica González, que asegura que son muchos los proyectos de relevancia que se están desarrollando en el municipio. “En un momento dado, si fuera necesario, tampoco estamos cerrados a endeudarnos, pero hasta un límite, no dejando atadas de pies y manos a otras corporaciones”, añade.

El alcalde de Riaza, Benjamín Cerezo (PP), que gobierna en otro municipio que no tiene deudas con los bancos, señaló en declaraciones a este periódico que ahora mismo “estamos sobre todo intentando ver cuál es nuestra situación contable real, e intentando aplicar una gestión razonable, ya que antes no se controlaba el gasto corriente”. En el futuro, Cerezo no descarta tener que pedir dinero a los bancos para abordar algunos proyectos y “mantener el ritmo de mejoras”, ya que “los ingresos han caído mucho con la crisis y no queremos subir los impuestos”.

FuenteAna San Romualdo 
Compartir