La fiesta fue presentada ayer en rueda de prensa en la Diputación Provincial. / el adelantado
La fiesta fue presentada ayer en rueda de prensa en la Diputación Provincial. / el adelantado
Publicidad

Aguilafuente regresará un año más, en el primer fin de semana de agosto, al año 1472, fecha en la que fue impreso en Segovia el primer incunable de España. La localidad recordará por decimosexto año y entre representaciones teatrales, danzas medievales o exposiciones, cómo las actas del Sínodo diocesano convocado por el obispo Juan Arias Dávila en Aguilafuente sirvieron después al impresor Juan Párix para configurar el libro en el que quedó recogido el debate sobre las reformas que debía acometer la iglesia, si no quería continuar favoreciendo un entorno convulso y despreocupado por sus costumbres.
Así lo presentaron ayer en rueda de prensa la diputada de Cultura, Sara Dueñas; el teniente alcalde de Aguilafuente, Luis Mariano García; el director de las obras de teatro que se van a representar durante estos días, Miguel Gómez Andrea; y el nuevo presidente de la Asociación Cultural Sinodal de Aguilafuente, Tomás Conde, quien recordó cómo Arias Dávila “quiso reformar muchas de las costumbres que había; los curas no sabían rezar el Padre Nuestro en latín o dirimían con espadas los asuntos en las iglesias, y por eso reunió a lo más granado de la sociedad de Segovia en el Sínodo de Aguilafuente, llamando a la vez a un impresor para que todo aquello de lo que hablasen no quedara en el olvido”. Casi 600 años después, quienes se reúnen en el municipio son las más de 3.000 personas que cada año acuden a conocer la historia a través de una serie de actividades que en este 2018 darán comienzo el viernes 3 de agosto, con unas danzas medievales, a partir de las 20 horas.
Como siempre, el grueso de la programación lo compondrán las distintas obras teatrales que recrearán distintas escenas que bien pudieron tener lugar en el Aguilafuente de 1472, con ‘El Sínodo de Aguilafuente” como la más importante’. Además, durante las jornadas del sábado y el domingo habrá una visita turística guiada de la mano del cronista oficial de la villa, Juan Jesús Díez Sanz. Una ruta de tapas; el pregón a cargo de Francisco Peña, anterior presidente de la Asociación Sinodal; la cena medieval en la plaza del Sínodo y un concierto del grupo Esparadrapo, completarán la jornada del sábado, mientras que el domingo, además, se oficiará una misa en canto gregoriano con la participación del coro Sinodal de Aguilafuente y Audite, y habrá un pasacalles de animación.
El teatro será el gran protagonista de la Fiesta del Sinodal, ya que según explicó el director Miguel Gómez, “es el instrumento para transmitir la historia. ‘El Sínodo de Aguilafuente’ es la obra central, con su representación en la misma iglesia en la que se celebró el Sínodo en el siglo XV. “Recrearemos una sesión de una jornada del Sínodo, que duró diez días. Además de ser un libro de leyes, es una radiografía de la sociedad castellana de entonces”. Miguel Gómez explicó que a la hora de introducir mujeres en la obra fue complicado, ya que en el Sínodo no había mujeres. “Me tomé una licencia histórica y se me ocurrió incorporar a las mujeres escuchando en el Sínodo. Hay que tener en cuenta que el obispo Arias Dávila era un humanista y dio licencia para que el pueblo expresara sus ideas. Aproveché ese hecho”. Además de la obra más importante, este fin de semana se podrán ver los textos de ‘El obispo y el impresor’, en la que se ve el encuentro entre el obispo y Juan Párix; ‘El romance del Sinodal’; ‘Las Fabetas’, ‘La Boda’, representada en su totalidad por jóvenes, y ‘La Curandera’, recuperada de hace unos años. Una buena ocasión para ver a los vecinos de Aguilafuente, con un nivel actoral casi profesional.

Compartir