lastras
Publicidad

De nuevo los vecinos de Lastras de Cuéllar vuelven a tener el agua de abastecimiento contaminada, esta vez por altos niveles de nitratos, por lo que el Ayuntamiento ha advertido de la prohibición de su consumo.

Un bando municipal dictado por el alcalde de Lastras, Andrés García Sanz, alertó el pasado 26 de septiembre de esta incidencia, sobre la que ya tienen experiencia en la localidad, puesto que hace tiempo que los altos niveles de arsénico también llevó a prohibir el consumo del agua de grifo.

Así las cosas, desde el Consistorio se vuelve a poner en marcha un plan de abastecimiento con agua embotellada, que los vecinos deben recoger y pagar por ella.

El reparto se hace los lunes de 10:00 a 11:00 horas en el edificio municipal de Los Toriles de la Plaza Mayor. Los usuarios deben pagar 0,30 euros por cada paquete de seis botellas de litro y medio, y el reparto está limitado a un paquete por persona y semana.
El agua de grifo permanece así declarada no potable y su uso está limitado a higiene y limpieza.

Lastras de Cuéllar no es el único municipio con este problema, pues su vecina Cabezuela también arrastra desde hace algo más de un mes un problema similar y los vecinos también reciben el agua embotellada semanalmente.

El problema de agua contaminada en Lastras de Cuéllar se dio por primera vez en septiembre de 2014 cuando se detectó un alto contenido en arsénico, y permaneció hasta diciembre de 2015.

Desde el Ayuntamiento se ha comunicado la incidencia a la Junta de Castilla y León, y a la Diputación para pedir soluciones a este problema, que se suma al que ocasionan las numerosas fugas que tiene su red de distribución municipal.