Agroseguro empezará a peritar la próxima semana los cultivos

Las organizaciones agrarias dicen que la producción bajará más de un 50% sobre los últimos años

350

La sociedad Agroseguro comenzará a peritar la próximo semana los campos de Castilla y León, para evaluar los daños sufridos por los cultivos, debidos principalmente a la sequía, según anunció ayer jueves el sindicato Asaja.

La peritación comenzará por las provincias del sur y suroeste de la comunidad autónoma, las más castigadas por los siniestros de acuerdo con los cálculos de esta organización agraria, como las de Ávila, Salamanca, Segovia,Zamora y parte de Valladolid.
Según estas estimaciones, en Castilla y León en la campaña de 2019 se producirán unas 3.463.000 toneladas de cereal, un 40 por ciento menos de la media de los últimos años, que es de 5.800.000 toneladas.

Con el objeto de coordinar las peritaciones, representantes de Asaja Castilla y León se han reunido con responsables de Agroseguro en la comunidad autónoma, entre ellos su director, José Ignacio García Barasoaín.

Para la actual campaña ha descendido el nivel de aseguramiento de la cosecha en Castilla y León y son unas 1.500.000 hectáreas las protegidas por una póliza de seguro, de las 2.400.000 de cultivos herbáceos existentes en la comunidad. Eso supone que cuenta con un seguro alrededor del 62 por ciento de lo sembrado, frente al porcentaje récord del 80 por ciento que se alcanzó en 2018.

Esta reunión se produce en la misma semana en que otras organizaciones han alertado de la mala situación del campo en cuanto a los cereales y a los pastos. Así, la Unión de Campesinos de Castilla y León y la Unión de Pequeños Agricultores (UPA) coincidieron este lunes en considerar «catastróficas» las perspectivas de la cosecha de este año de cereales y de otras plantas herbáceas en la comunidad autónoma, como consecuencia de la sequía. Las dos organizaciones agrias, por separado, han pedido la creación de una mesa en la que se aborden los problemas derivados de la sequía en la cultivos de Castilla y león, aunque han reconocido que la afectación es diversa según la zona de la que se trate.

Así para la UCCL, la cosecha de cereal está prácticamente perdida en amplias zonas de las provincia de Zamora, Ávila, Salamanca y Segovia, en el sur de Valladolid y en el sur de Burgos. Está algo mejor en el centro de la provincia de Valladolid, en la zona del centro-norte de Burgos y de Palencia, y es buena en el norte de Palencia y León y en la provincia de Soria, donde la cosecha suele venir con más retraso. Pero también están afectados por la sequía otros cultivos herbáceos, como las legumbres, especialmente, la lenteja y el garbanzo, y los forrajes, principalmente la alfalfa.

A la sequía se han unido el calor de los últimos días y, según los cálculos del coordinador de la UCCL, Jesús María González Palacín, el rendimiento del cereal por hectárea no llegará a los 1.350 kilos cuando la media es de 3.250.

UPA Castilla y León, en un comunicado, ha informado de que en las provincias de Ávila, Salamanca, Segovia, Valladolid y Zamora las perspectivas son «dramáticas» y comparable a la de 2017 que fue considerado la peor cosecha de los últimos años. Ha calculado las perdidas derivadas de la escasez de precipitaciones, las elevadas temperaturas de mayo y las últimas heladas de entre un 50 y un 70 por ciento de la cosecha, que puede empeorar si no llueve en los próximos días.

Tanto la UCCL como UPA han recordado que la sequía también afecta a los pastos, por lo que la los ganaderos tendrán que asumir con gastos extraordinarios al alimentación de la cabaña ganadera.