Primeros instantes d ela jornada 8M en FEMUR, con la presidenta y la directora de la Mujer de la Junta./c. núñez
Publicidad

Las mujeres son el motor de FEMUR cualquier día del año, pero ayer, 8 de marzo, cobraron una especial importancia en una jornada de reflexión, información y reivindicación que celebraron junto a las invitadas venidas desde diversos lugares d ela provincia y Castilla y León. Juana Borrego, presidenta de FEMUR, recibió en su sede a Esperanza Vázquez Boyero, directora general de la mujer en la Junta, y a numerosas invitadas cuyos testimonios dotaron aún de más sentido al Día Internacional de la Mujer.
Juana Borrego explicó que la jornada de ayer tuvo como objetivo que se pueda conocer a mujeres de éxito en sectores del ámbito rural muy desconocidos y en los que el hombre cuenta con un papel predominante, como la agricultura o la ganadería. “Queremos que las niñas, el día de mañana, puedan elegir, que sepan que pueden ser agricultoras, ganaderas o empresarias, pero en el medio rural, porque tampoco es lo mismo ser empresaria en la ciudad que en el mundo rural”, comentó.

El emprendimiento tuvo también su papel relevante en las charlas con la presencia de dos mujeres cuellaranas y una madrileña; Lourdes Molter y Nieves González hablaron de cómo regentan sus negocios, un bar y una pastelería, de las dificultades en un mundo rural y una sociedad que ahora empieza a despertar su lado femenino y más igualitario. Lourdes, además, ofreció una visión de las dificultades de la mujer inmigrante en el mundo rural. Todas las invitadas ofrecieron un punto de vista muy enriquecedor, como Teresa Callejo, que además de ser presidenta de FEMUR Cantabria, es ganadera. Le acompañó Lorena García Vigil, secretaria de la misma asociación, que es teniente de alcalde del Ayuntamiento de Valdáliga y secretaria de la Federación de Razas; su testimonio de mujer en política fue clave también para todas las presentes. Para cerrar esta jornada se trató el tema de la educación en las jornadas rurales. María José Santiago Gómez es directora del CRA EL Olmar, de Olombrada, y compartió la base de lo que puede ser una sociedad igualitaria, esas ideas que se inculcan a los más pequeños para demostrar que el entorno rural puede ser un buen sitio para vivir y donde la mujer es el motor. Cerró los debates Marta Mingo, emprendedora de doma ecuestre. Clausuró la jornada la subdelegada del Gobierno, Lirio Martín.

Borrego defendió el 8M como una jornada de celebración para poner de manifiesto los problemas d ela mujer rural y un día para mostrar las ganas que existen de mejorar la calidad de vida de las familias en lo rural. “Crear economías fuertes y empoderarnos para participar en la vida social y política es fundamental”, explicó Borrego. Dar visibilidad del trabajo de las mujeres rurales, mejorar su capacidad para construir un mundo más igualitario, dejar a un lado la inseguridad, la cobardía, valorarse equitativamente y educar desde el ejemplo son las ideas que la presidenta de FEMUR quiso trasladar a las oyentes, todas ellas mujeres.

Esperanza Vázquez, desde su papel de directora general de la Mujer en la Junta de Castilla y León, manifestó su satisfacción de estar en Hontalbilla un día como ayer, 8M. “Juana acierta de pleno en reconocer el papel del día a día o del emprendimiento en una jornada como hoy”, comentó, y añadiendo que es uno de los ámbitos en los que más hay que trabajar y dar a conocer; “son aún algo invisibles”, comentó en tono reivindicativo. Sin embargo, Vázquez indicó que comparte totalmente “la visión de FEMUR, que más que reivindicar o quejarse a la sociedad, hace ver a la sociedad el papel importante de la mujer, la necesidad de visibilizarla, y demuestra que aparte de las leyes hay que hacer real la igualdad de derechos”, añadió. Defendió la posibilidad real de que exista esa igualdad y que las instituciones, de la mano de asociaciones como FEMUR, se apoyen en pro de estos objetivos y que se haga efectiva. Recordó que desde la Junta se está colaborando con la Federación en un estudio de la conciliación y corresponsabilidad, “muy importante para lograr la igualdad”. “La mujer debe ser libre a la hora de elegir su vida profesional y familiar, y la clave está en la conciliación y más en la mujer rural, donde se deben garantizar todos los servicios; la mujer es clave para asentar la población en el mundo rural”, añadió en sus declaraciones.

CONCLUSIONES 8M La jornada puso sobre la mesa infinidad de ideas para poner ne marcha, más las que se están desarrollando ya. Algunas de ellas son relativas al emprendimiento, al fomento de encuentros entre mujeres del campo de las explotaciones ganaderas. Más objetivos se fijaron en torno al apoyo del asociacionismo de mujeres, a que su figura sea partícipe en la I+D+I del sector agrario y se las incorpore en estos proyectos. En todas las conclusiones, la mujer debe jugar un papel importantísimo en diversificación de actividades, en estrategias de desarrollo local, en las líneas de ayuda con fondos autonómicos y en esas convocatorias de ayuda y, en general, ponérselo más fácil a la hora de emprende en el sector.