Publicidad

La velada dedicada a los mejores deportistas del año en la villa volvió a ser un momento de reencuentro y de emoción. Siempre un nombre presente, el de Javier Rodríguez Sanz, al que todos recuerdan por su labor deportiva pero, sobre todo, por su calidad humana. Los premios nacieron en su honor y así continúan como un reconocimiento a todos aquellos deportistas de cuyo esfuerzo salen las victorias que, además, llevan el nombre de Cuéllar por cientos de lugares.

Ángel Carlos Hernando, presidente del Club Atlético Cuéllar, fue el primero en pronunciarse en una gala que condujo el periodista local Daniel Martín. Hernando recordó a Javier Rodríguez desde el orgullo de estar celebrando el deporte en su nombre. El concejal de Deportes, Luis Senovilla, presente también en el acto, aseguró que también es un orgullo para la Concejalía y para la vecindad que cada año sea tan complicado elegir a los ganadores. “Es bonito ver a la gente que baja a las pistas cada día, que hace grupo por las calles”, señaló. Explicó que existen más de 30 equipos federados, lo que demuestra que el deporte en Cuéllar “es un motor”. “Que la sala se llene hoy para aplaudir a los que han llevado el nombre de Cuéllar por ahí es un orgullo”, añadió.

Sin dilación, comenzaron los premios por las menciones especiales, concedidas a la atleta Angela García y el fisioterapeuta del Real Valladolid, Gonzalo Guijarro. La joven excusó su presencia por encontrarse en León, pero el cuellarano Gonzalo Guijarro. Sus palabras fueron de agradecimiento a los vecinos, a “saber que tu gente sigue tu trabajo”. Recordó una anécdota con Javier Rodríguez, sus andanzas en el fútbol y cómo fue ese ascenso siendo parte del equipo técnico del Real Valladolid; se dirigió a los presentes manifestando que una parte de Cuéllar “viaja siempre con el Real Valladolid”.

Seguidamente, fue el turno de reconocer los valores deportivos con un premio que recibió el Club Racing Cuéllar Autoescuelas Castilla. Jesús Ángel Ferreiro, presidente del club, recibió el premio de manos de la concejal de Cultura, pronunció unas palabras de agradecimiento y emplazó a todos a dar sentido a este premio en el Torneo Benéfico de Fútbol Sala del 29 de diciembre, cuya recaudación se invertirá en la compra de libros para el colegio Santa Clara. Le siguió el premio al mejor patrocinador, Mariano Rico S.L., por su labor en la década de los 90 y su vuelta al patrocinio con el FS Cojalba esta temporada. Palabras de recuerdo y de agradecimiento a proveedores y clientes marcaron el discurso de Nacho Rico, gerente de la empresa, que manifestó su voluntad de quedarse para muchos años si es posible.

El Premio a la Promoción Deportiva lo recogió el joven ajedrecista Eduardo Cáceres, cuellarano y promotor de torneos y competiciones desde hace varios años. Llena cada verano de ajedrez San Francisco, y cada Navidad la Casa Joven, lo que merecía un reconocimiento que él tradujo en “impulso para seguir adelante”.

MEJORES DEPORTISTAS Un deporte minoritario como es el kárate fue el protagonista gracias a los karatekas Juan Antonio Velasco y José Luis Herrero. Subcamepones de Castilla y León y Campeones de España en el Campeonato de Kárate Tradicional de Veteranos de este año, en la modalidad de Goshin, merecían un galardón como este. Ambos agradecieron a sus familias el apoyo por tantas horas de entrenamiento dedicadas, al cuellarano Modesto Domínguez y al maestro José Silva, pilares fundamentales de su preparación física. A continuación, la cuellarana imparable Marina Muñoz recogió su Premio a la Mejor Deportista. No es la primera vez que reconocen su trayectoria en esta gala, pero no es para menos en el mejor año de todos. Feliz, satisfecha por los logros y con mucha fuerza para este año, Marina agradeció los triunfos y el premio a sus vecinos, siempre dispuestos a apoyarla y a entrenar con ella. No faltó la reivindicación, siguiendo a su compañera Ángela, de unas pistas de atletismo mejores; “que eso no quede en el olvido”, recordó.

Para terminar, el Premio Javier Rodríguez Sanz lo recogió Luis Miguel Tapia Calvo, por su labor en el fútbol sala de Zarzuela del Pinar. Emocionado, aludió al deporte en equipo y a lo mucho que le aporta y le hace disfrutar el fútbol, “tanto o más que de jugador”.