El Adelantado de Segovia
Segovia, miércoles 16-08-2017 h.
El tiempo por Tutiempo.net
Estás en El Adelantado de Segovia :: Portada > Opinión
usuario:  
contraseña:
registrar recordar contraseña

La Guia de Segovia
Blogs
  BLOGS
Conexión Campo Grande
foto por Teresa  Sanz Nieto
14/08/2017
Ciudad de camareros
La ciudad sin murallas
foto por Jesús A  Marcos Carcedo
25/07/2017
Pero, ¿qué nos pasa a los hombres?
      Ver más Blogs
  Encuesta
¿Debe prohibirse el uso del embalse de El Pontón como zona de baño?
si  no  ns/nc  
  SMS
      Ver más
Opinión
COLABORACION
Los otros libros
GRAMATICA PARDA
LUIS ANTONIO DE VILLENA

Esta semana de libros (con el Premio Cervantes casi en mitad) hemos oído hablar mucho de ellos -esperemos que la costumbre se vaya pegando- pero sobre todo esos libros eran nuevos, quiero decir los libros recién salidos -o hace un par de meses- de la prensas en editoriales actuales. Y está muy bien que así sea. Pero hay otros libros, los que habitualmente se llaman de viejo, aunque se hayan ido categorizando mucho. Por ellos quiero echar ahora mi baza a espadas…

Los libros viejos (que tanto gustaban a Azorín y a Baroja, por ejemplo) se vendían antes en tiendecillas algo sórdidas, con aires de tabuco, o en puestos callejeros, en pilas, como de mal saldo. Algo de eso queda, pero el mercado del libro de viejo ha crecido y mejorado. Hay libreros y librerías anticuarias, donde se venden sólo libros antiguos -más de cien años- a menudo con buenas encuadernaciones o libros ilustres -primeras ediciones del 98 o del 27, verbigracia- que sobre todo si están dedicadas se han convertido en pequeñas joyas de coleccionista. Un libro dedicado nos acerca más al autor que nos gusta, por su letra obviamente, y si se me apura, porque lo tuvo en sus manos. Es cierto que algunos libreros exageran esta nueva vista del libro, subiendo demasiado los precios. Hay que estar ojo avizor, pero esos libros nobles o nobilizados quedan lejos del viejo a la antigua. Además están los libros de saldo o de lance, por supuesto mucho más baratos, y cada vez más importantes para lectores y estudiantes. Con librerías que han perdido la buena costumbre de tener fondo (no sólo estrictas novedades) y editoriales, que en pos de la ganancia rápida, tienden a deshacerse de todo lo que no sea best seller reeditable en poco más de un mes, la labor del librero de saldo es inestimable; a veces son libros nuevos descatalogados y a veces de segunda mano pero en buen uso, y ahí tiene el lector (insisto, barato) un libro que en vano buscará en librerías normales. No hay buen lector, que no busque libros, títulos o autores raros, curiosos o magníficos, que ya sólo encuentra en esas librerías con vago sabor a bohemia.

En realidad hoy un buen lector (que se hace, que aprende) ha de ir tanto a las librerías nuevas como a las varias de viejo. Cierto que todo lo tiene en Internet (iberlibro.com en viejo o lance) pero no debiera perder -es un consejo- aquella costumbre de pasear librerías y hojear ejemplares. Azorín decía que hojeando libros da más gana de comprarlos. Y puesto que él inspira esta reflexión, acabo recomendando un estupendo libro suyo de artículos sobre libros, recién aparecido: Libros, buquinistas y bibliotecas (Fórcola Ediciones) Sin libros no se piensa.

Todos los anteriores >>  
     Contacto   |   Aviso Legal   |   RSS RSS
 |  © El Adelantado de Segovia 2017  |  Diseño: Globales Internet |  Asesoramiento 2.0: Iberzal.com |