El Adelantado de Segovia
Segovia, viernes 24-11-2017 h.
El tiempo por Tutiempo.net
Estás en El Adelantado de Segovia :: Portada > Opinión
usuario:  
contraseña:
registrar recordar contraseña

La Guia de Segovia
Blogs
  BLOGS
Paseando comentarios
foto por Juan Carlos  Manrique Arribas
16/11/2017
Un nuevo pabellón para los segovianos
La ciudad sin murallas
foto por Jesús A  Marcos Carcedo
03/11/2017
El otro proceso (I)
Conexión Campo Grande
foto por Teresa  Sanz Nieto
25/08/2017
Los consejos de Mildred
Con “A” de aprender
foto por Alberto  Martín García
21/08/2017
La mejor portera del mundo.
      Ver más Blogs
  Encuesta
¿Apoya usted la aplicación del artículo 155 de la Constitución para resolver la crisis independentista en Cataluña tal y como la ha realizado el Gobierno?
si  no  ns/nc  
  SMS
      Ver más
Opinión
COLABORACION
Apuntes históricos sobre la montera de doce apóstoles (I)
Tribuna
Esther Maganto (*)

La montera de doce apóstoles, identificada actualmente con uno de los tocados femeninos que perviven en la indumentaria tradicional segoviana, reaparece cada año con las fiestas de ciclo de invierno. Vinculada indisolublemente en el imaginario colectivo con el universo de las mujeres casadas y con los grupos populares, esta prenda cubre la cabeza de quienes ostentan cargos a lo largo y ancho de la provincia como el de Alcaldesa, Regidora, Mayordoma… para manifestar, junto con otros atributos como el bastón de mando, el poder ritual femenino frente al poder real y efectivo masculino. Sin embargo, en su origen y evolución histórica, la montera fue usada cotidianamente desde el siglo XVI hasta finales del siglo XVIII por ambos sexos, por distintas capas sociales y por diferentes grupos de edad. Su presencia en protocolos notariales segovianos —testamentos, inventarios de bienes, cartas de dote…—, se constata a lo largo de tres centurias, pero es durante el siglo XIX —a través de los primeros textos descriptivos—, y en estudios de principios del siglo XX —basados en el cuestionario antropológico—, cuando la montera, que quedó reducida al ámbito femenino y a un uso ritual, aparece citada como montera de doce apóstoles. ¿A qué se debe su nombre? Su significado y simbolismo, no sólo se relacionan con la evolución del uniforme militar español, también con el Carnaval, fiesta de inversión de papeles por antonomasia.

Aunque la voz montera se documenta en 1490 como “prenda de abrigo para la cabeza”, usada por ambos sexos, su producción en Castilla puede rastrearse, por ejemplo, a través de las ordenanzas del Gremio de los Gorreros de Toledo a lo largo del siglo XVI. En 1611, Covarrubias incluye de nuevo la voz en el Tesoro de la Lengua Castellana, y en 1726 se recoge en el Diccionario de Autoridades como “cobertura de cabeza, con un casquete redondo, cortado en cuatro cascos para poderlos unir y coser más fácilmente, con una vuelta o caída alrededor, para cubrir la frente y las orejas”. Coincidiendo con esas fechas, en Segovia y en el año 1609, la montera aparece citada entre los bestidos de hombre de Juan de Cuéllar, mercader de lanas que fue Regidor de la ciudad, y en 1722 se localiza “una montera de plumas vieja” en la Carta de Pago de Jacinta Carrero, viuda de un fabricante de paños. Al final del siglo ya se usa en el entorno rural, como lo muestra un libro de caja de Carbonero el Mayor —analizado por Cristina Vega—: una “montera de pardomonte” —paño ordinario— figura en la dote de María Gil (1770), y sendas anotaciones sobre su uso ritual en el casamiento se recogen en la dote de Fernando Gil, en la que se cita una “montera de la novia” y otra montera entre “las vistas” del novio (1775).

A comienzos del siglo XIX, de paño y sin la riqueza de adornos con la que la identificamos en la actualidad, la montera se mantiene a diario entre el atavío de grupos populares —campesinos, arrieros y pastores—. Así lo señalan, al menos, cuatro grabados relativos a Segovia fechados en 1801, 1825 y 1832, enmarcados en el Costumbrismo pictórico. El texto del grabado que firmó el francés Blanchard (1832) aclara: “el tocado de los campesinos y campesinas de los alrededores de Segovia se llama montera; es de paño basto y los picos de terciopelo de algodón. Las monteras de los hombres son negras, las monteras de las mujeres son pardas y tienen los picos de colores vivos”.

Todos los anteriores >>  
     Contacto   |   Aviso Legal   |   RSS RSS
 |  © El Adelantado de Segovia 2017  |  Diseño: Globales Internet |  Asesoramiento 2.0: Iberzal.com |