Publicidad

Tendemos a alabar a los deportistas consagrados cuando logran buenos resultados, y olvidamos que para llegar a ser lo que son, antes han debido pasar por categorías inferiores. Es cierto que hay promesas que no consiguen llegar al más alto nivel, pero pienso que todos los jóvenes que practican deporte merecen su reconocimiento, y más si están logrando excelentes resultados con independencia de lo que pueda suceder cuando lleguen a la etapa senior.

Javi Guerra no ha surgido de la noche a la mañana. Y como él otros muchos. Podemos citar a todos los equipos de categorías inferiores del Nava de balonmano cuyos resultados no son fruto de la casualidad. Al igual que los deportistas de categoría senior, requieren de muchas horas de entrenamiento para lograr el nivel técnico que les permite obtener estos resultados.

La constancia en el entrenamiento es esencial. Ya en estas edades la preparación psicológica la considero importante porque después de horas de entrenamiento no todo puede salir perfecto, y se necesita saber manejar las emociones, fundamentalmente la frustración.
A veces, si no se logran resultados, se piensa en abandonar, sin pensar que si el trabajo es el adecuado estos pueden llegar. Otras veces la presión a que cada uno se somete no permite que se disfrute con lo que se está haciendo, e impide lograr mejores resultados.

En el mundo del deporte, y en estas edades fundamentalmente, no debemos olvidar que disfrutar con lo que se está haciendo. Esto es algo esencial, porque en ocasiones cuando se practica deporte debes renunciar a pasar tiempo con la familia, a salir con los amigos, a hacer cosas que la gente de tu edad hace, y tú no puedes o no debes hacer. Para llegar a que esto sea así es porque te compensa entrenar más que aquello que en teoría te estás perdiendo. Después de trabajar para ser profesional a veces no llegas a serlo, pero creo que lo que te llevas con la práctica deportiva merece la pena, no es tiempo perdido. Valoremos a los jóvenes deportistas porque son nuestro futuro.