José Luis Cuenca Aladro – “Noche de toros” en Riaza

57

Seguramente que ustedes, queridos lectores de “El Adelantado”, recordarán aquella película española dirigida por Ladislao Vajda que tanto éxito alcanzó allá por los últimos años de la década de los cincuenta (TVE la repone con frecuencia) y que llevaba por título “Tarde de toros”. Se trata, sin duda, del mejor largometraje cinematográfico de todos cuantos se han hecho hasta la fecha, el que más fielmente ha sabido reflejar el complicado mundillo taurino de una época muy reciente. Los maestros Domingo Ortega, Antonio Bienvenida y Enrique Vera fueron sus protagonistas principales acompañados, eso sí, por un elenco de actores de reparto de enorme categoría profesional como María Asquerino, Manolo Morán, José Isbert, Jorge Vico, Félix Dafauce o Luis S. Polack. El caso es que al dar título a mi artículo de hoy me ha venido a la memoria el peliculón del que les comento (“Tarde de toros”), porque “Noche de toros” es la que nos espera a los aficionados taurinos de Riaza y socios (casi 200) de su prestigiada y prestigiosa “Peña Taurina” fundada en el año 1997.

Los actos programados por la junta directiva de la peña tendrán su colofón el sábado día 1 con la celebración de una “cena de gala” y entrega de galardones de los “Premios Peña Taurina de Riaza 2018” en el hotel restaurante Plaza ubicado en nuestra incomparable Plaza Mayor de nuestra villa piamontesa del nordeste segoviano.

Sin embargo, antes habrá más cosas…Hoy viernes día 30, y como prólogo, la peña ha programado una charla-coloquio a las 20,00 horas en los locales de la asociación cultural Ntra. Sra. del Manto con el veterano y popular periodista de TVE Javier Solano, encargado desde hace muchos años de las retransmisiones de los encierros de San Fermín. Los riazanos contamos en dichos encierros con uno de los corredores más importantes de los que transitan por las calles de Pamplona en San Fermín: José María López “Josechu”. No hay otro que corra mejor, más limpio y más cerca de las astas de los toros por la Estafeta y Telefónica que él. A sus 58 años “Josechu” ha participado en los encierros “sanfermineros”, ojo al dato, en 38 ocasiones consecutivas y únicamente tuvo un percance que recordemos (una caída con luxación de un brazo en el verano de 2017 ante ejemplares de Núñez del Cuvillo). Todo un récord. Una “hoja de servicios”, la suya, prácticamente inmaculada que él ha hecho extensiva, además de a Pamplona, a otras muchas localidades donde los encierros populares y tradicionales son programados cada temporada, principalmente por nuestra provincia y en Madrid.

No cabe duda de que los riazanos, en el tema “encierros”, tenemos mucho que decir y enseñar y, la verdad, poco que aprender. Para mí (y procuro ser lo más objetivo posible), los de Riaza son los mejores encierros que conozco y he visto nunca, que son muchos. Ya eran los mejores antes, allá por las décadas 50 y 60 de pasado siglo cuando las reses tardaban días en llegar (¡andando!) hasta nuestra localidad desde las ganaderías correspondientes (principalmente la del ilustre ganadero don Jesús Guzmán de Cabanillas de la Sierra y otras de la sierra madrileña) para después celebrar el definitivo recorrido urbano, el encierro propiamente dicho, hasta los chiqueros de nuestra plaza de toros. Y también lo siguen siendo los de ahora, de cuyo reconocimiento dan fe y razón los aficionados más taurinos y cabales y los corredores más expertos.

Siguiendo con los actos que prepara la peña, decir que mañana sábado día 1 de diciembre, en esta ocasión en el salón de actos del Ayuntamiento y también a las 20,00 horas, va a tener lugar una charla que habrá de resultar muy jugosa y pedagógica. Los “ponentes” de la misma serán ni más ni menos que los ganaderos de la “Champions Ganadera” don José Escolar, don Adolfo Martín, don Álvaro Martínez Conradi y el matador de toros francés don Juan Leal. Cartelazo donde los haya, sin duda.

Los toros de Escolar, los “albaserradas” cárdenos que pastan en la finca abulense “Monte Valdetiétar” en Lanzahíta, son los más bellos de nuestro campo bravo. Los “escolares”, lo más puro que queda de “lo de Victorino”, son animales muy exigentes para los toreros, muy bravos en el caballo y muy encastados, con trapío y hechuras muy armoniosas, y si salen bravos, como fue el caso de “Cantito” lidiado por Juan Leal e indultado por el público, ganadero y presidente de la corrida en la Feria Taurina de Riaza del pasado septiembre, pues ya es la pera limonera. La temporada para la ganadería de “Pichorrongo” ha sido buena tirando a muy buena: siete festejos, 35 toros, y momentos muy importantes en Madrid, Pamplona, Arenas de San Pedro y Riaza. Como el propio ganadero reconoce, “es el aficionado el que nos pide esta clase de toros y hasta ahora nos está saliendo bien”. Ya lo creo.

El toro de Adolfo Martín es Marqués de Albaserrada puro. Este año ha tenido la enorme satisfacción de llevar a su cita con San Isidro en Madrid al mejor toro de la Feria: “Chaparrito”, al que Pepe Moral realizó una gran faena de las rayas para afuera, donde se debe torear al toro bravo. Este año los “adolfos” estuvieron presentes en 7 festejos (41 toros) y, además del “suceso” reseñado en las Ventas, también en Istres echó un corridón. El toro de Adolfo es, como suele decir el propio ganadero, simplemente un toro distinto al que sale todos los días. No le gusta emplear el término “torista”, y hace muy bien.

La ganadería de Álvaro Marínez Conradi, “La Quinta”, ha lidiado 50 reses esta temporada. Se trata de un encaste que, como los anteriores, es especial, único: Conde de Santa Coloma. Sus jóvenes propietarios, que están dotados de una enorme afición taurina y vocación ganadera, perseveran en ser reconocidos por todas las empresas. La especial morfología de sus toros (menos romana y menos altura) no deberían dificultar su presencia en todas las plazas de primera. A Riaza, igual que a Las Ventas el pasado año, han traído este año una novillada picada de auténtico lujo, de las que hacen afición. Ha lidiado, además, corridas de toros de nota muy alta en Mont-de-Marsan, Bayona y Albacete .

Veremos, en fin, que nos cuentan protagonistas tan principales de nuestra Fiesta. Y también escucharemos con atención el relato de las sensaciones que tuvo el torero Juan Leal (que ha toreado 10 corridas esta temporada) con “Cantito”, el toro indultado de Escolar en Riaza y al que toreó primorosamente de principio a fin.

Y voy terminando. Los “Premios de la Peña Taurina de Riaza 2018” son: 1.) “Trofeo Víctor Barrio” al triunfador del ciclo riazano al diestro francés nacido en Arles, doctorado como matador de toros en la plaza de Nimes y confirmado en Las Ventas madrileña, Juan Leal. 2.) Premio a la mejor ganadería lidiada en la feria de Riaza a José Escolar. 3.) Premio a la mejor ganadería de la Feria de San Isidro madrileña (no en balde los peñistas riazanos acuden a Las Ventas del Espíritu Santo a presenciar su serial taurino al completo desde hace muchos años) a Adolfo Martín.

Se hará entrega también del galardón “Aficionado Veterano” a Luis Fernández, el del “Fogón de Luis”, de la saga de los “Bonanza” de toda la vida. Todo un clásico. Un aficionado-práctico asiduo al momentazo “toro de los mozos”, que innova y renueva constantemente su repertorio del “toreo” (?) de capa (“inventor” de una revolera muy singular que consiste en dejar el capote dando vueltas y suspendido en el aire a modo de helicóptero al tiempo de, a la carrera, tomar el olivo, bien por el burladero y/o a pierna apoyada en el estribo de las tablas estar presto a saltar al callejón de cabeza si es preciso). Un premio, al margen de la ironía, muy merecido que estoy seguro hará extensivo a su “cuadrilla del arte” que no es otra que la compuesta por sus encantadoras hijas Irene y Marisol, también grandísimas aficionadas al Arte de Cúchares.

Enhorabuena a todos los premiados, y a disfrutar de un “finde” muy, pero que muy completo. ¡Noche de Toros!