Publicidad

Hoy deseo hablar de un compañero de columnas deportivas de esta sección; porque, independientemente de varias actividades profesionales, ha sido y es una referencia periodístico-deportiva en Segovia y parte del extranjero, incluyendo Cataluña.

Y sí, se puede decir que José María Martín Sánchez, segoviano nacido en el popular barrio de San Marcos, está muy ilustrado en relaciones socio-laborales -es graduado social- y también en efemérides históricas ocurridas en la provincia segoviana, eso es seguro que ustedes lo ven a menudo en nuestro periódico. Su principal vida profesional la llevó como funcionario en el antiguo Instituto Nacional de Previsión. Pero la naturaleza inquieta de nuestro personaje no le podía atar a la silla de su puesto oficial; así es que, en la década de los sesenta, pensó compatibilizar ese trabajo con el de redactor deportivo en El Adelantado de Segovia, realizando muchos años esa labor. Recuerdo perfectamente su llegada al antiguo campo de ‘El Peñascal’, en muchos días de frío intenso -no como ahora, que algunos se quejan de vicio- con gorro calado hasta las orejas, viéndosele solo sus ojillos y un bolígrafo en sus dedos helados para escribir la crónica del partido; o en el pabellón ‘Enrique Serichol’ a ver al Imperio; o en la llegada a la meta de las pruebas ciclistas; o en la ‘Carrera del Pavo’ yendo raudo a coger la primera manifestación del ganador. Algún café nos hemos tomado tal día Garci, él y un servidor.

En el deporte también asumió responsabilidades, siendo vicepresidente de la Asociación Segoviana de la Prensa Deportiva, en la Junta presidida por Antonio García Rivilla.
Ahora, la actividad deportiva que le apasiona es el paseo, que no perdona ni una sola jornada; sea solo o acompañado de su esposa. Es su credo particular; y si es necesario llevar a sus nietos, eso es una bendición más. Antes de que se me olvide, les contaré: cuando le preguntas qué equipo le hace tilín, contesta que el Real Oviedo. ¡Bueno! será verdad, porque José María tiene argumentos suficientes para, deportivamente hablando, hacerte creer lo increíble.

Finalmente, porque sabe de deporte segoviano lo que no está escrito; y además, porque hace unos pasteles de Champions League, es merecedor de ser un personaje genuino del deporte segoviano.