Javier Emilio García Nuñez – Ante la procesión literaria del sábado 13

101

Segovia es una ciudad eminentemente literaria; aquí perviven las huellas del Arcipreste de Hita, San Juan de la Cruz, Santa Teresa de Jesús, Lope de Vega, Antonio Machado, María Zambrano o Dionisio Ridruejo. Segovia ha servido como escenario, real o imaginario, para obras de Cervantes, Quevedo, Azorín, Baroja, Fernández Santos, etc…. Pero hablando de Literatura en estos días ya inmediatos a la Semana Santa no podemos olvidar que los misterios de la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor, que los cristianos celebramos en estas fechas, han sido motivo de inspiración para la Literatura de todas las épocas, desde los autos sacramentales del teatro medieval –tan acertadamente evocados en el “Misterio del Cristo de los Gascones”- hasta los autores más “rebeldes” del siglo XX como Robert Graves, Kazantzakis o el premio nobel Saramago.

Pues bien, ambos ejes –la Literatura en Segovia y la Pasión en la Literatura, especialmente en la Poesía- van a confluir en la procesión del Santo Cristo de la Buena Muerte el próximo sábado 13 de abril. Desde hace algunos años, la Junta de Cofradías de Semana Santa organiza una singular procesión el Sábado de Pasión, que es como se denomina a la víspera del Domingo de Ramos, con la imagen barroca de dicho Cristo, que durante el año recibe culto en la capilla del Cementerio del Santo Ángel de la Guarda de nuestra ciudad. Se inicia la procesión a las 20 horas en el Convento de San José, de las Madres Carmelitas, fundado por Santa Teresa de Jesús, y finaliza en el Convento de San Juan de la Cruz, que fundara el propio santo, místico y poeta, en las riberas del Eresma. En su recorrido la procesión pasa por las viejas callejas de los barrios de San Andrés y San Esteban, y bajo el arco de la Claustra busca la muralla que más tarde atraviesa por la puerta y arco de Santiago; cruza el río Eresma por la puente Castellana y, a la sombra del Alcázar, se interna en el barrio de San Marcos para hacer estación en su iglesia parroquial, continuando por la Alameda de la Fuencisla hasta el Santuario de nuestra patrona y finalizar, como decíamos, ante el sepulcro de San Juan de la Cruz.

Durante ese trayecto, los cofrades acompañan a Jesús crucificado y en lugares destacados del recorrido dan lectura a la voz de los poetas que han cantado a la Pasión del Señor; sonarán así los versos de Teresa de Jesús y de Juan de la Cruz en el inicio y fin de la procesión, obviamente, pero también los de Antonio Machado, en el centenario de su llegada a la ciudad, y de otros poetas vinculados con Segovia, como Dionisio Ridruejo, Gerardo Diego o León Felipe, quien, como sabemos, visitó Segovia en los años de la Edad de Plata para encontrarse con Machado y con Blas Zambrano, en circunstancia de la que fue testigo adolescente María Zambrano. También se escuchará la voz de esta última, y de otras autoras como Gloria Fuertes o Gabriela Mistral, la primera mujer de lengua española que recibió el Premio Nobel de Literatura.

Será lo esencial de nuestra Fe –Cristo crucificado, la espera de la Resurrección, la Virgen Madre, patrona de nuestra tierra- cantado por lo mejor de nuestra Literatura, en los más bellos paisajes urbanos de la ciudad. Será un ejercicio de piedad propio de estos días para los creyentes, pero también un paseo literario y un recorrido paisajístico para todos, creyentes y no creyentes, pues a todos abraza Cristo desde la Cruz; ¡amigo lector, le esperamos!