Javier de Andrés – Mala comunicación

486

No se puede gestionar peor una crisis deportiva, económica y social como la del Segovia Futsal. La estrategia de comunicación de todos los intervinientes ha sido tan deficiente que podría estudiarse como el ejemplo de lo que no debe hacerse, si es que el futuro de un club de una ciudad patrimonial, también en fútbol sala, le importa a alguna de las partes implicadas.

El presidente en funciones, al que le otorgo el extraordinario mérito de colocar a un equipo modesto en Primera División con poca ayuda, realiza unas declaraciones en El Adelantado, antes de marcharse al extranjero a trabajar, relativas a la conveniencia del descenso que son totalmente inapropiadas. Los jugadores, en paralelo, denuncian su precaria situación con todo el derecho del mundo y en unos términos respetuosos, pero sin hacer un seguimiento meticuloso de la información pensando sobre todo en el destinatario del mensaje. La Asociación de Jugadores utiliza la mala situación de un colectivo para dar lustre a sus propios canales de comunicación, sin contar con los medios de difusión locales y nacionales. La juventud de los jugadores y su inexperiencia en situaciones similares no es excusa, porque como máximos interesados deberían saber que, en este tipo de casos, el mayor impacto lo otorgan los medios más cercanos. Si lo que querían es movilizar al tejido empresarial y social de Segovia, y a las administraciones, lo han hecho de la peor manera posible. Lamentable.

El club, herido, se equivoca mandando un comunicado atropellado, en el que replica a los jugadores, reconoce problemas de tesorería, y ataca a los futbolistas acusando a algunos de ellos – sin nombres, claro – de no darlo todo en los entrenamientos. Y Diego Gacimartin, viendo cómo puede en semejante bochinche sacar adelante una situación deportiva casi dramática. Lo increíble es que el equipo compitiera el sábado, y tuteara, a todo un Palma Futsal, uno de los mejores conjuntos de la Liga. Ahí les aplaudo.

La situación es delicada, y no ayudan los enteraos del futsal moderno, los cazadores de likes en redes sociales que se permiten el lujo de analizar el deporte segoviano y las instituciones desde el más absoluto desconocimiento. La ignorancia es atrevida, y en este caso también dañina.