Carolina García – Atletismo de más de 35 años

156

Atletismo máster, es el antiguo atletismo de veteranos. Y está en auge y eso me encanta. Porque eso significa que nos gusta entrenar, nos gusta competir y estamos motivados para seguir en forma a pesar de los años.

Dentro de diez días comienza el Campeonato del Mundo Máster en Torun (Polonia) y me encantaría compartir con vosotros cómo llegué a competir en máster.

Hace diez años, después de tener a mi hijo Adrián, volví a competir y la verdad, no se me dio nada mal, quede octava de España absoluta. Pero fue un gran estrés. Por aquella época vivíamos en Las Palmas y me llevaba al niño a competir, cogía un avión, carrito, comida, peque y allá iba, mientras competía alguna amiga se quedaba con él (bueno eran 24 segundos de competición)… pero me di cuenta que no competía bien, no terminaba de disfrutar y termine apartándome de las pistas durante cinco años.

Después de dar a luz a mi hija Noa en Asturias, quise empezar a ponerme en forma, pero entrenaba dos días sí y cuatro no. Me di cuenta que las madres de otros niños entrenaban más que yo y eso me frustraba, hasta que un día me encontré al que sería mi entrenador en esa etapa, un atleta olímpico, Pedro Pablo Nolet. Él me animó a que empezara y me comprometiese a ir dos días a la semana, y así hice.

Los resultados fueron de diez. Si le pones ilusión, entrenamientos y buena nutrición las cosas salen.

Y fui a mi primer campeonato del mundo máster, hace seis años en Budapest. Y recuerdo, como si fuera ayer, entrar a la pista cubierta y ver en posición de tacos a mujeres de 70 años, y madre mía, ¡fue toda una inspiración! Ver correr a esas mujeres con un cuerpo musculado (a ese nivel claro) corriendo con una zancada y una velocidad que me parecían increíbles, y en ese momento me di cuenta, que amaba tanto este deporte que quería practicarlo toda mi vida.

Descubrí una forma de envejecer totalmente diferente a la que conocía, porque en ese campeonato conocí personas de 102 años corriendo. ¡102 años!

Imaginaos donde personas con 80 años no pueden andar, ¡aquí estaban corriendo!, ¿no parece increíble? Pasar los últimos 20 años de tu vida, viajando, conociendo gente nueva y lugares tan bonitos como Daegu en Corea del Sur, Ancona en Italia, Perth en Australia, Izmir en Turquía…

Sin duda la vida cada vez me sorprende más, no hay una vida diseñada, la diseñas tu con tus decisiones, así que ¡animaos! Nunca es tarde para empezar el primer día del resto de tu vida.