C. Aranguren – Presupuestos Participativos: “Como un huevo a una castaña”

72

“Parecen más unos presupuestos ordinarios sometidos a referéndum, que lo que podría haber supuesto la entrada de aire fresco en la ciudad con unos Presupuestos (realmente) Participativos.” Cosme Aranguren.

Desde Centrados estamos y siempre hemos estado por alentar la Participación Ciudadana, en éste y en otros aspectos, pero quizá se haya empezado la casa por el tejado, o no se ha realizado de manera gradual, por motivos electoralistas. Existía una voluntad política unánime, por parte de los grupos de la oposición en el Ayuntamiento de Segovia, de haber trabajado en el desarrollo de unos Presupuestos Participativos, pero planteados de una manera ordenada y lógica.

Algunos vocales del Consejo de Participación Ciudadana, con el respaldo del grupo municipal de Centrados, entre otros, trabajaron en el borrador de un Reglamento de Presupuestos Participativos para la ciudad, utilizando como base la experiencia de otras ciudades. Eso sí era construir un proyecto de presupuestos participativos por la base; y no por el tejado y de forma atropellada, como ha decidido hacer, finalmente, el equipo de gobierno cuando ha visto “que perdía el tren”.

En el caso de estos primeros Presupuestos Participativos de Segovia, la decepción de nuestro grupo político es muy grande, a tenor del desarrollo de los acontecimientos, a falta de analizar los resultados obtenidos.

Se entiende que los Presupuestos Participativos organizados por el Ayuntamiento deberían haber ayudado a la ciudadanía a definir el modelo de ciudad que deseamos, buscar ideas innovadoras o resolver necesidades no previstas por su administración municipal. Pues resulta que nos encontramos con:

– Propuestas aprobadas con anterioridad en mociones presentadas por los distintos grupos políticos en los plenos municipales (como, por poner un ejemplo de una de nuestras mociones: la accesibilidad de Gascos, de San Millán al Paseo del Salón, o de San José al Palo que forman parte de las 15 de Interés General).

– Obras que el propio Ayuntamiento debería acometer de manera automática y que en algún caso se está realizando (cambio de redes de abastecimiento de un material obsoleto y prohibido como el fibrocemento).

– Reparaciones y mantenimiento de infraestructuras y edificaciones que son OBLIGACIÓN por Ley del Ayuntamiento (puentes, vestuarios, o todo lo relacionado con la accesibilidad universal).

– Un llamativo clamor por que el recinto ferial se recoja en estos presupuestos cuando asociaciones, prensa, usuarios y feriantes lo han dicho de todos los modos desde hace muchísimo tiempo.

– Pero lo que ya nos parece alarmante es la propuesta de “Instalación de alumbrado público donde no exista”, desde luego lo que está diciendo es que está infringiendo la “Ley 27/2013, de 27 de diciembre, de racionalización y sostenibilidad de la Administración Local” donde obliga a los ayuntamientos de todos los municipios a tener alumbrado público.

No es culpa de los ciudadanos que han presentado las mejores propuestas que consideraban para su barrio o para su ciudad. Quizás ha sido la forma, la falta del reglamento o la escasa información y formación en este tipo de “actividades”. Realmente temíamos que algo así iba a ocurrir. No nos pilla por sorpresa. Solamente hay que hablar con la gente, con los vecinos. ¿Qué se ha hecho estos últimos años desde Participación Ciudadana? Poco, aparte de aprobar reglamentos para constituir los Consejos Sectoriales, poco. Como dato sirva que es la Comisión Informativa que menos veces se ha convocado en el último mandato. A veces tenemos la sensación de que la Participación Ciudadana empieza en el Concejal y termina en el Concejal.

Lo anterior nos lleva a la conclusión de que la ciudadanía se ha dado cuenta de que el Ayuntamiento, su Ayuntamiento, encabezado por la alcaldesa y su equipo de gobierno, ha conseguido que lo que debería ser ordinario se convierta en extraordinario. Que la ciudadanía nos apunte a los 25 concejales las carencias de la ciudad y estén dispuestos a destinar el dinero del Presupuesto Participativo, en actuaciones que se deberían haber hecho durante los últimos años dentro del Presupuesto Ordinario, debe llevarnos a una reflexión seria y profunda sobre el resultado de los últimos 16 años de gobierno socialista de la ciudad.

Por todo ello creemos que son unos Presupuestos Participativos fallidos y una ocasión perdida para el desarrollo de una verdadera y efectiva Participación Ciudadana, tan necesaria para nuestra ciudadanía en los tiempos actuales. Este proceso que se ha llevado a la práctica se parece a unos Presupuestos Participativos como un huevo a una castaña, pero a pesar de todo lo anterior, animamos a todos los segovianos (que cumplan los requisitos) a votar. Es la forma más efectiva de Participación Ciudadana y lo más cercano a una democracia real directa que nos permite nuestro marco legal.

COSME ARANGUREN es Portavoz del Grupo Municipal UPyD Centrados en Segovia en el Ayuntamiento de Segovia.