Miguel Velasco – De importante infraestructura de las comunicaciones…

123

De importante infraestructura de las comunicaciones a vía verde para solaz y recreo de paseantes y ciclistas

Leo que el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación ha dado por concluida la última fase para transformar el corredor ferroviario que en su día unía Segovia con Medina del Campo, con el que se alcanzaban un buen número de conexiones con el resto del país que ponían a nuestra Ciudad en una situación privilegiada en el abanico de las infraestructuras por tren para usuarios y mercancías. Nada menos que siete años y una inversión de 1.138.ooo euros ha aplicado el MAPA (en colaboración con participación de las principales instituciones públicas como el Ayuntamiento y la Diputación de Segovia) para transformar una importante infraestructura de las comunicaciones en una vía verde para solaz y recreo de paseantes y ciclistas al amparo de una filosofía social para “ofrecer al usuario nuevas posibilidades de ocio y una forma de turismo alternativa y respetuosa con el entorno, educación ambiental e interpretación de la naturaleza, además de brindar una herramienta para el ejercicio de actividades educativas y culturales que ayuden a una mayor integración y mejor conocimiento del entorno. ¡Ahí es nada! Por propósitos que no quede. Falta saber, eso sí, cual es el grado de ocupación, uso y resultados de esos propósitos en el futuro, antes de que a la Vía Verde la crezcan los abrojos que da la desidia. Que una cosa es inaugurar lo aplicado por más de un millón de euros en este caso y otra muy distinta preocuparse de conservación, mantenimiento y buen estado.

Bien, pero a lo que quiere referirse “La calle” hoy es que con esa “vía verde” se entierran (como si no lo estuvieran bastante desde que hace alguna década las instituciones segovianas contemplaron sin el menor pudor el desmantelamiento de la línea Segovia-Medina) una de las importantes opciones de comunicaciones de esta provincia. Como lo fueron en su día y con la misma pasividad la supresión del correo de Santander, o el paso del express de Vigo o,más recientemente, las dificultades para lograr la reposición del excelente corredor ferroviario Madrid-Burgos, proyecto apartado por cierto incidente en el túnel de Somosierra, que sólo se encarga de mantener algo vivo las plataformas del ferrocarril de Burgos apoyadas por Codimse.

Ante esas posturas de conformismo lamentable segoviano vamos viendo cómo cada vez están siendo más limitadas nuestras opciones para incorporarnos a los grandes proyectos que en materia de comunicaciones por tren se están vertebrando ante nuestros ojos sin que hagamos nada por incorporarnos a los de gran calado que nos rodean. Y eso es pereza política.

Por otra parte parece ingenuo pensar que con la llegada del AVE (como se sabe en una ubicación desastrosa y con unas comunicaciones de transporte colectivo con la capital,que dejan mucho que desear) Segovia está suficientemente dotada de recursos de transporte (de viajeros y mercancías, aunque en este último aspecto algo tienen que decir los empresarios de los Polígonos Industriales). Eso sin pensar en la amputación del viejos (y aún superviviente) trazado entre Segovia a Madrid desde la estación convencional condenada seguramente a su ruina y desaparición final sin que ninguna institución lo remedie. Ni quieren. Y fíjense que curioso que cuando se debate el futuro de la estación convencional de Segovia por falta de rentabilidad -dicen- RENFE anuncia que invertirá 3.500 millones de euros para comprar hasta 331 trenes de cercanías destinados, eso sí, a Madrid, Barcelona y Valencia. Con todo, si anduviéramos listos a lo mejor conseguíamos que Madrid nos incorporase como satélite de cercanías en su red. Tampoco estaría mal.

Por eso dice “La calle” que cada día son menos las opciones de los segovianos y, fundamentalmente del sector del transporte de mercancías hoy agobiado por las casi colapsadas vías terrestres. En fin.