Manuel Fernández Fernández – Índice de nuestro noticiero veraniego

137

A la vuelta de mis días vacacionales de ocio y descanso, que no es lo mismo que jubilación, donde “El Faro de Vigo” o “El Correo Gallego” me obligaron a traducir del galaico el día a día de las Rías Baixas, echo un rápido vistazo por los acumulados “Adelantados” y veo que toda la provincia anda ocupada en fiestas patronales. Muchos pueblos celebran eventos históricos teatralizados, costumbre que tanto me gusta, pues con la norma primera y básica de “enseñar deleitando”, nos dan a conocer nuestra historia, leyenda, vida y tradiciones, y que este año, además de los clásicos “mercados barrocos” que nos hablan de Medievo, fueros y concesión de villazgos, incluso Aguilafuente nos recuerda la edición segoviana del primer libro impreso en España, a las solemnes y efímeras bodas del monarca Pedro I y Juana de Castro, en Cuéllar, se suma la del quinto centenario del enlace, en segundas nupcias, de nuestro caudillo comunero Juan Bravo con María Coronel, nieta del mismísimo Abraham Senneor, en Bernardos. La Iglesia diocesana como “Biblia de los pobres” muestra su tesoro artístico con nuevas salas, vidrieras, pinturas y estancias de la “Dama de las Catedrales”, arte que algunos muestran en ubicaciones más originales, como las pacas de paja de Espirdo. Los clubes deportivos completan plantilla y muestran sus poderes en torneos pretemporada, mientras se disputa el Open de C. y L. “Villa de El Espinar”. En la capital se celebra el ciclo de MUSAG con intervención de Elvira Lindo, mamá del simpático Manolito Gafotas. 14 pintores pensionados por El Paular buscan los mejores encuadres de capital y provincia. Se encuentra en El Cerro de los Almadenes de Otero de Herreros una “Matrona sedente” de los primeros siglos del Imperio Romano. Los políticos no cesan de dar temas de conversación a la ciudadanía y noticiero para los medios visuales, audibles y legibles, siendo en nuestro caso lo más comentado el pepero fichaje del vasco, ex alcalde de Vitoria, D. Javier Ignacio Maroto Aranzabal, para senador castellano leonés por Segovia, provincia que aunque no vino ni a empadronarse en el pueblecito serrano de Sotosalbos, donde “ni está ni se le espera”, no podemos dudar de su “exacerbado segovianismo” ya que dos meses antes de los nombramientos se censó en el bonito pueblín serrano y afirma rotundo que “conoce bien esta sierra”, como ya hiciera en el siglo XIV el Arcipreste de Hita, pero sin tener los requiebros de las cuatro serranas salteadoras, por cierto que este año se celebra el medio siglo de la romería más alta del mundo, la del “Puerto del Malangosto”, por estas tierras tan pateadas por el de Hita y por el político vasco, ahora neosegoviano…

Parece que Segovia ofrece garantías de felices vuelos, que ahí están los terrenos de suelta de globos de La Piedad, de planeadores de Fuentemilanos, o de parapente en Arcones, y ¿por qué no de aterrizaje de políticos? Aunque los del puño y la rosa se hagan cruces (perdón por la cita religiosa) ante tan inesperado vuelo, habrá que recordarles también el aterrizaje y suelta de lastre segoviano del madrileño don Óscar López que de temporero diputado por Segovia pasó a presidente de Paradores Nacionales, por lo que cobrará 180.405 euros/año, o el tampoco vecino de Segovia don Luis Solana Madariaga que de diputado por la ciudad del Acueducto pasó a presidente de Telefónica y de RTVE, o el mismísimo recordado y admirado político abulense que de Gobernador Civil aquí progresó hasta llegar al palacete de Moncloa, aunque sin los habituales vuelos en Fanton 900 o helicóptero del Ejército del provisional D. Pedro…. También causa extrañeza y supuesto cabreo que con dinero público se sufrague un homenaje a los asesinos de ETA, como compensación por sus años cumplidos en prisión, pues incluso los familiares y deudos de las víctimas aportan su parte alícuota. La nueva Diputación Provincial comunica sus cargos y responsabilidades con mayoría absoluta del PP, mientras los ediles segovianos muestran en vivo y directo sus nada exiguos emolumentos que van desde los 1.169,78 euros de la alcaldesa a los 30.000 que percibe un concejal con 60% de dedicación a la cosa pública, así como las dietas por reunirse que percibirán, que no digo “ganarán”, entre 75 y 200 euros por sesión…

Pues eso, que, como en botica, el día a día de Segovia ofrece eventos y actividades para todos los gustos y aficiones.

¡Feliz verano!