Julio Montero – Las previsiones electorales de Tezanos…

296

Las previsiones electorales de Tezanos y los resultados reales

Los especialistas en sondeos dicen que las previsiones de Tezanos siempre han sobrevalorado los resultados que finalmente obtiene el PSOE. En electomania.es han hecho unas consideraciones al respecto. Tomo de allí los datos, no las consideraciones. La trayectoria de las previsiones de Tezanos antes de estar en el CIS es esta.

Los datos empiezan con las europeas de 2009. Fueron las primeras que perdió Zapatero. Las previsiones de Tezanos (publicadas en su revista Temas) pueden considerarse acertadas en términos generales. Pronosticó ligeramente por encima tanto los resultados del PSOE como del PP. Incluso puede decirse que la previsión pronosticaba más a favor del PP (5 puntos) de lo que fue en realidad (poco más de 3,5). No hubo sobrevaloración desproporcionada al PSOE.

Los segundos corresponden a las elecciones generales de 2011. Encabezaba el cartel socialista Alfredo Pérez Rubalcaba. Aquí comenzaron a producirse desviaciones sospechosas: se atribuían al PSOE ya más de cuatro puntos (4,29) sobre los resultados reales. Sin embargo, había elementos que salvaban aún la intención de las previsiones que publicó Temas. Por ejemplo: se pronosticó una diferencia a favor del PP frente al PSOE de 14 puntos y la real fue solo de algo mas de 16: algo aceptable en términos estadísticos aún.

Los resultados mas sospechosos se produjeron en las europeas de 2014. Rubalcaba y el PSOE se jugaban demasiado en un panorama europeo en el que la socialdemocracia perdía posiciones a pasos agigantados. El desastre electoral del PSOE, que llevó luego a la dimisión de su secretario general, lo fue también de Tezanos como especialista en previsiones electorales. El actual director del CIS pronosticó la victoria del PSOE con un 36% de los votos: y ganó el PP. Lo interesante es que se acercó bastante a lo que profetizó para el PP: le adjudicó el 27% de los votos y obtuvo realmente el 26.

El fracaso fue que el PSOE solo obtuvo el 23 sobre una previsión del 36: una diferencia de 12,6 puntos. Además, sin la disculpa de que la diferencia entre previsiones y resultados reales entre el PP y PSOE fueran similares. Por vez primera Tezanos yerra en la previsión sobre quien ganará en términos absolutos, no sólo en los porcentajes de votos previstos y reales. El error es de mayor calibre: se adjudica la victoria a un partido que no gana y que sale tan tocado que su cabeza dimite.

El cuarto y último ejemplo: 2015, diciembre. Elecciones generales con Pedro Sánchez como cabeza de cartel. Tezanos vuelve a equivocarse de manera rotunda. Primero, porque no gana el partido que había pronosticado (el PSOE). Segundo, porque la diferencia de votos atribuidos a este partido en su previsión y en la realidad resulta inadmisible también en términos estadísticos: del 30 al 22%, un error de 8 puntos por encima. De nuevo, casi acierta con el PP: le adjudica el 26% y consigue realmente el 28: sólo 2 puntos de diferencia.

Como puede verse, Tezanos comete errores aceptables en sus pronósticos sobre el PP. Sus equivocaciones pueden entenderse desde una consideración errónea sobre el liderazgo PSOE en la izquierda. Esta explicación “histórica” da cuenta de la diferencia: en 2011 la minusvaloración de Podemos e IU justifica la equivocación de Temas. Y lo mismo puede decirse de los resultados de diciembre de 2015.

La cuestión interesante ahora es que el liderazgo del PSOE a la izquierda vuelve a ser el clásico. Los optimistas del PP afirman que hay que reducir en 8 la previsión del CIS para el PSOE. No sé que datos dará Tezanos esta vez; pero pienso que ese razonamiento no será válido, porque el “bloque de izquierdas” es mas PSOE que nunca.