Juan Ramón Represa (*) – PGE y autónomos

56

Por mandato constitucional le corresponde al Gobierno la elaboración de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para su posterior aprobación por las Cortes Generales; y esta encomienda se le presenta harto complicada al actual ejecutivo porque no cuenta, en principio, con el apoyo suficiente para lograr sacar adelante la ley más importante que le compete, y se le ha convertido en uno de los múltiples retos que actualmente tiene el Gobierno socialista.

El pretendido proyecto para el año 2019 no le ha realizado el Gobierno sino que le ha sido impuesto por sus socios de legislatura, Podemos; no hay más que ver la presentación hecha conjuntamente entre ambos líderes Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. La carátula reza así: “Acuerdo de Presupuestos Generales del Estado 2019: Presupuestos para un Estado Social. Gobierno de España/Unidos Podemos”. Y quien tiene el encargo de negociarlos con los independentistas es el señor Iglesias que se va a intentarlo con el preso preventivo señor Junqueras a la prisión de Lledoners.

Es un proyecto por el cual se renuncia al principio de estabilidad presupuestaria recogido también constitucionalmente y además vulnera la Ley de Estabilidad Presupuestaria e ignora el mandato del Congreso que rechazó por amplia mayoría la senda de deuda y de déficit.

Con la connivencia de Ciudadanos facilitando la tramitación del Proyecto de Ley que modificaría la de Estabilidad Presupuestaria buscan que se apruebe un nuevo techo de gasto, de déficit y de deuda para inflar los PGE en 6.000 millones de euros que supondría un déficit del 1,8% del PIB y sería la primera vez que se presentarían unos PGE sin tener aprobado el techo de gasto como exige el art. 15.6 de la Ley de Estabilidad Presupuestaria. A nadie se le escapa que el cambiante criterio de Ciudadanos no persigue otra cosa que captar votos del centro izquierda que es su espacio natural.
Un somero análisis del proyecto presupuestario deja ver claramente la lesividad que suponen los mismos para los ciudadanos.

El PSOE quiere subir indiscriminadamente casi la totalidad de los impuestos; se atisba la mayor subida de impuestos nunca vista en nuestro país.

El IRPF, el de Patrimonio, las transacciones financieras, el combustible diésel, subir las cuotas de los autónomos y ahora preparan el marco adecuado para cobrar peaje en todas las autovías y autopistas. España se va a convertir en un infierno fiscal.

El Partido Popular apuesta por la bajada de impuestos en unos casos y la supresión en otros y también por el abaratamiento en las contrataciones para que la economía crezca y se cree más empleo. Proponemos bajar el IRPF, reducir, igualmente, el impuesto de Sociedades, no gravar las transacciones financieras ni a las empresas tecnológicas ni, por supuesto, el impuestazo al diesel que afectará no a “los ricos” como nos quieren hacer ver sino a todo ciudadano que tenga un vehículo de gasoil, que son la mayoría si tenemos en cuenta a los autónomos (incluidos los agricultores) que reparten sus mercancías a diario por todo el territorio nacional. También queremos suprimir a nivel nacional los im-puestos de Donaciones, Sucesiones y Patrimonio. Un paquete de medidas fiscales que necesariamente harán que se fomente la creación de empleo.

Las medidas fiscales propuestas por el Gobierno del PSOE y Podemos afectan directa y muy negativamente a los autónomos que es el colectivo que más aporta en la generación de empleo. Más de tres millones de autónomos que crean el 25% de los puestos de trabajo en España.

De ahí que desde el Partido Popular propongamos, en la misma línea que ya lo hicimos en el año 2017 a través de medidas que respaldaban a los autónomos permitiendo un importante avance en la mejora de las condiciones de cotización y prestaciones de los trabajadores por cuenta propia, el fomento de la actividad emprendedora y la creación de empleo. Desde el Grupo Parlamentario Popular en el Senado hemos instado al Gobierno a garantizar, previo acuerdo con las organizaciones de autónomos, la desvinculación de la subida del salario mínimo interprofesional respecto de la base mínima de cotización, la aprobación de una cuota reducida para los trabajadores por cuenta propia con ingresos que no ex-cedan del salario mínimo interprofesional en cómputo anual y que se mantengan las tarifas planas y las bonificaciones y reducciones aprobadas en el año 2017. Y la participación de los autónomos en el Consejo Económico y Social.

La subida de un 22% del SMI produce ipso facto un incremento de la base mínima de cotización de los autónomos y, por tanto, de la cuota mensual a pa-gar, lo que supone un incremento de la cuota de 420 euros más al año. Y la tarifa plana pasaría de 50 a 75 euros mensuales. Y todo esto adornado con continuos anuncios, desmentidos y contradicciones entre el Presidente del Gobierno, su Ministra de Trabajo y el vicepresidente señor Iglesias. Y para colmo el impuesto sobre el diesel.

La desconfianza e inseguridad producida en los momentos actuales con los anuncios de PSOE y Podemos ponen en riesgo futuras inversiones. Recesión, más paro y más pobreza son las fórmulas del Pacto PSOE/Unidos Podemos.

——
(*) Senador del PP por Segovia.