Euro Barrios Torres – Venezuela: Me resisto a esperar sentado

44

Debemos estar todos preparados para cualquier eventualidad, esta calma de mal agüero no presagia algo distinto a lo que hayamos vivido. El diálogo de Noruega-Barbados no funcionó, solo sirvió para un respiro de un gobierno ensordecido, soberbio y terco a cualquier salida pacífica. Da la impresión, que los salones de Miraflores están llenos de “hombres machos” y vacíos de amigos; nadie presta oído atento y humano a mostrarse horrorizado por los crímenes que se están cometiendo contra un sumiso pueblo que soporta hambre y miseria. Algarabía de allende, se dice bromeando, que el que la habla no la sabe y quien la escucha no la entiende. La oposición unida con el liderazgo de Juan Guaidó al frente, más el apoyo internacional de 50 países, la Asamblea Nacional clara y conteste que ha llegado el momento crucial, nombra el tren ejecutivo de una transición que rescate el hilo democrático, deberá convocar a la gente masivamente a la calle para exigir el cese inmediato de la usurpación de NMM y su banda de facinerosos. Calle y más calle hasta que se vayan.

La FANB se tiene que acoger a la Constitución Nacional Bolivariana para contribuir a que cese el sufrimiento, la tortura y la muerte de miles de venezolanos. La soberbia como dice la biblia es preludio de ruina, deben cesar las hostilidades contra las protestas por las atrocidades, nadie actúa con mala intención, ni ocultando intenciones perversas, ni obstinadamente, ya basta de hacer sufrir al soberano con el empleo de la violencia y las armas que ustedes han cedido perversamente a las llamadas autodefensas o colectivos. Chávez y Maduro cometieron el más grande delito de traición a la patria, dejaron meter en casa, al que de ella quiere echarte. Permitieron a los cubanos castro-comunistas que nos invadieran, nos arruinaran, nos cogieran nuestras tierras, riquezas naturales, negocios, empresas, nuestras casas y expulsado a cinco millones de ciudadanos en la más grande diáspora que ningún país del mundo haya sufrido en tan corto tiempo.

Aunque la justicia camina lentamente, rara vez deja de alcanzar al malvado. Escuchen bien ha llegado el momento, es ahora o nunca, o nos calzamos las alpargatas y somos nosotros los que detengamos la debacle, o nos sentamos a esperar que llueva maná el cielo que puede tardar hasta 40 años o más. Guaidó compórtese como un rey joven que escucha y se deja aconsejar, no atienda a sus propias opiniones, el 85% de los venezolanos y todo el mundo democrático le apoyan y solo esperamos su llamado valiente basado en la verdad y la razón. La justicia hoy es mas importante que una buena cosecha. No tema presidente que un hombre sin enemigos es un hombre sin valor, y que son siempre peligrosas las enemistades silenciosas y ocultas que las declaradas. “Señor danos un corazón fuerte para aspirar por los altos ideales y no por opciones mediocres”.
——
(*) Cirujano Pediatra. Periodismo de opinión.