Vox, el diablo y nuestros valores

151

Señora directora:

Señora Alcaldesa: Desgraciadamente, han procedido ustedes, a pesar de que varios miles de Segovianos hemos firmado públicamante para que no se instalase, a colocarnos una estatua que nadie ha pedido.

Una estatua horrible, ofensiva, grosera y de muy mal gusto y, encima, ponerla al lado de un colegio donde, por cierto, a lo largo de décadas se ha enseñado justo lo contrario de los valores que representa satanás. Es realmente humillante que nuestros hijos tengan que pasar todos los días por delante del símbolo del mal y, además, observar al aire los “ cuernos” de semejante esperpento, esto no es cultura, señora alcaldesa, esto es una horterada.

Segovia, cuidad señorial y bellísima, no se merece esta escultura repugnante, por muchos motivos, entre otros, y aunque le pese, Segovia y España continuamos siendo y teniendo el poso católico dentro de nuestras venas y bien orgullosos que estamos de ello.

Señora alcaldesa, como usted sabrá de sobra, se han firmado miles de peticiones pidiendo que no se consumase esta tropelía y usted hace oídos sordos y nos coloca al demonio en medio de nuestra calle. Esto, una vez mas, demuestra algo que ya sabíamos y es la falta de democracia en cualquier gobierno de izquierdas cuando el asunto que está en juego es la ofensa y la humillación a los que no piensan como ustedes y si encima son cristinos les brota a borbotones su cristiano-fobia lacerante.

El diablo siempre representa lo malo, la división, el odio, la ruina moral, la traición, la mentira y comprendo, sinceramente, que todo esto sea cercano y simpático para cualquier gobierno socialista-podemita, pero comprenda también que está muy lejos de la gran mayoría de Segovianos de bien.

Pero quiero despedirme con un mensaje de esperanza, ahora existe un partido que habla y actúa sin complejos, que no se resigna a los atropellos y humillaciones de la izquierda, que no dice una cosa y hace la contraria sino que dice y actúa con firmeza y coherencia en todas las ciudades y pueblos de España. No tenga ninguna duda que si Vox gobierna hará todo lo posible para desmontar al diablo y enviarlo, a portes debidos, a su amable y altruista escultor, a no ser que usted prefiera llevárselo a su casa, que como la estatua es pequeñita, a lo mejor, queda monisima encima de un piano.

Gregorio de Frutos García, Afiliado de Vox.