El diablo del Acueducto desde EEUU

216

Señora directora:

Leí recientemente que algunos ciudadanos de Segovia objetan la instalación de una estatua del diablo sonriente, fotografiándose. Tengo entendido que una leyenda local cuenta que el diablo construyó el acueducto a cambio del alma de una niña, pero que fue engañado, y al fin no consiguió el alma.

Me cuentan también que el demonio se manifiesta de muchas formas, y que es generalmente él el que engaña. Imagínese, si puede, que por engaño alcanzó la presidencia de un país grande y poderoso, apoyó dictadores brutales, promovió la violencia, no condenó el asesinato de periodistas, y desestabilizó el mundo entero. Con mucho gusto le cambiaría mi diablo por el suyo.

Muchas gracias.

“Un Gringo”. Reno, Nevada (EEUU).