Beatriz Escudero – 40 años

66

Son los que tiene nuestra Constitución, y son los mejores de nuestra historia. Celebramos este aniversario redondo, cuatro décadas durante las cuales España se ha trasformado en una sociedad moderna, una economía abierta al mundo, con prestigio internacional, con uno de los mejores sistemas de protección social, el segundo mejor del mundo en sanidad, una democracia consolidada en la que se reconocen y protegen derechos esenciales para todos. Nos ha dado la fortaleza y los instrumentos para vencer a ETA y para poner en su sitio a los que están intentando atentar contra la unidad de España.

Llegar hasta ella fue, y no debemos olvidarlo nunca, uno de los mayores actos de valentía, generosidad y responsabilidad de los actores políticos de esa época, Suarez, Felipe González, Carrillo, Manuel Fraga y del Rey Juan Carlos, a los que debemos estar agradecidos. Todos ellos hicieron renuncias para así favorecer el consenso que logró la creación de nuestra Constitución y la concordia entre todos los españoles, haciendo de ella un gran pacto de convivencia.

Cuarenta años después, todo esto empieza a estar amenazado. Hoy asistimos a un ataque sin precedentes, por parte de ciertos políticos y formaciones radicales y de extrema izquierda a los valores de nuestra democracia y a nuestro modelo de convivencia. Vuelven a sacarse los fantasmas de la Guerra Civil, superados con el pacto del olvido entre todos. Pretenden con la excusa de su modernización, romper el modelo que nos ha llevado al progreso y a la seguridad durante estos años. La reforma de nuestra Ley Suprema no puede hacerse por aquellos que quieren destruirla, por los que quieren imponer y no acordar, por lo que quieren dividir y no unir.

La Constitución nos lleva al futuro. No volvamos a nuestro negro pasado.