Ángel Galindo (*) – Orgulloso del trabajo de IU contra el expolio…

38

Orgulloso del trabajo de IU contra el expolio de Caja Segovia

Finalmente llegó la sentencia por el caso de las prejubilaciones millonarias de Caja Segovia. Los ex consejeros y ex directivos acusados de apropiación indebida y administración desleal por haber diseñado un plan de prejubilaciones por valor de más de 17 millones de euros (a pesar de la mala situación de la entidad) han sido absueltos por la Audiencia Provincial.

No es la sentencia que esperábamos, puesto que confiábamos en una sentencia condenatoria para que devolvieran el dinero que se llevaron y así restaurar el patrimonio que la sociedad segoviana ha perdido como consecuencia de la desaparición de Caja Segovia y su obra social. No obstante, debemos estar orgullosos de la labor desempeñada durante estos años, especialmente por parte de nuestro abogado Alberto López Villa, quien ha realizado un excelente y duro trabajo durante todo el proceso.

A pesar de los intentos de las defensas y de la Fiscalía por desacreditarnos, nuestra acusación ha estado basada en un interés legítimo en el procedimiento. Desde nuestra responsabilidad y compromiso con la sociedad segoviana el interés no nos es ajeno y nuestra personación está más que justificada. Más cuando hemos sido el único partido personado que ha estado hasta el final. Ni PP ni PSOE, que tenían a gente implicada, ni otros partidos nuevos han querido personarse en este proceso (salvo UPyD, que se retiró hace unos años).

A pesar de la sentencia, sí hemos sacado una serie de conclusiones del juicio:
1. Se ha puesto de manifiesto que la situación económica y financiera de Caja Segovia no era buena, y que por lo tanto no procedía el pago de las indemnizaciones millonarias a los acusados. En ningún caso se debe premiar una mala gestión que acabó con la caja de todos los segovianos. Ellos insistieron en que la entidad era totalmente solvente, que la catástrofe que sobrevino después fue de Caja Madrid, como el que acusa al jefe de la banda de todos los males.

2. Los testigos que han declarado en el Juzgado, la mayoría de los miembros del Consejo de Administración, no conocían el importe de los salarios de los directivos. Incluso cuando alguna consejera solicitó información al respecto, esta se le ocultaba. No era para menos, teniendo en cuenta que el Director General cobraba más de 700.000 euros al año, siendo su premio por prejubilación superior a cinco millones de euros. Sin duda son cantidades propias de grandes empresas radicadas en la Gran Manzana, pero impropias de una pequeña Caja de una pequeña provincia.

3. Los Planes Estratégicos de Caja Segovia contemplaban la expansión del negocio en provincias como Madrid, Valladolid y Málaga, pero no buscaban captar ahorros e ingresos de las trabajadoras y trabajadores de esas ciudades, que ya tenían sus propias entidades, sino que consistían en promover construcciones de viviendas en un mercado ya saturado. La crisis del ladrillo obligó a la Caja a apropiarse de los depósitos de los segovianos a través de las participaciones preferentes. Fue una verdadera estafa, y llevó a la ruina a la entidad segoviana debido a estas fuertes e ilógicas inversiones, lo que sus directivos obviaron a la hora de premiarse con escandalosas prejubilaciones.

La realidad es que la sociedad segoviana se ha quedado sin su Caja de ahorros y sin la obra social que invertía millones de euros en la provincia. Desde IU hemos luchado contra el expolio de la entidad y seguiremos peleando en este sentido.
——
(*) Portavoz de IU en el Ayuntamiento de Segovia.